El origen del coronavirus se ha convertido en algo muy escuchado tras las acusaciones, principalmente de Estados Unidos, respecto a que China no fue transparente en su gestión inicial del brote.

Un miembro de la Organización Mundial de la Salud, que busca pistas sobre los orígenes del Covid-19 en la ciudad central china de Wuhan, mencionó que es importante trabajar para tratar de rastrear los elementos genéticos del virus en las cuevas de los murciélagos.

Peter Daszak, zoólogo y experto en enfermedades animales, dijo que el equipo en Wuhan había recibido nueva información sobre cómo el virus, identificado por primera vez en la ciudad a finales de 2019, condujo a una pandemia. Pekín ha impulsado la idea de que el virus se originó en otro lugar.

Hay que hacer una investigación similar si queremos encontrar el verdadero origen silvestre del virus. Este tipo de trabajo para encontrar la probable fuente en los murciélagos es importante, porque si se puede hallar el origen de estos virus letales se puede reducir el contacto con esos animales”, dijo Daszak, presidente de la EcoHealth Alliance.

Una de las hipótesis del equipo, es la posibilidad de que el virus haya estado circulando mucho antes de que se identificara por primera vez en Wuhan.

Es algo que nuestro grupo está estudiando para ver qué nivel de transmisión comunitaria podría haberse dado ante. El trabajo que estamos haciendo aquí es rastrear desde los primeros casos hasta un reservorio animal, y ese es un camino mucho más difícil, y puede haber ocurrido durante varios meses o incluso años”, Mencionó Daszak.