Sopa de letras – Félix Salgado Macedonio

 

Esta vez analizaremos la firma del Ingeniero Agrónomo Félix Salgado Macedonio, candidato a la Gubernatura del Estado de Guerrero por Morena…

De firma grande en la que denota consciencia de sí mismo más o menos fuerte, con una gran necesidad de afirmación, tendencia a la extraversión, se comporta muy a menudo imaginativo, poco fijado en los detalles, orgulloso, con cierta necesidad de llamar la atención, gusta de vivir lejos de la realidad, este tipo de firma en general pertenece a personas que experimentan cierta necesidad de representación.

Revela a menudo insatisfacción, con hiperactividad psíquica y motriz, una gran falta de concentración que se define como falta de equilibrio mental, siempre trata de compensar su sentimiento de inferioridad, le cuesta vivir sus contradicciones hallándose siempre descentrado debido a un conflicto entre lo ambicioso de sus aspiraciones y una capacidad insuficiente para llevarlas a la práctica, vive con el deseo de quedar siempre bien con los demás, de aparentar, de comprar a los demás cariño y respeto.

En ocasiones flexible, adaptable y con comportamiento maleable, no es sincero, revela inconsistencia, de carácter huidizo con cierto descaro y muy audaz; le gusta vivir en un cuadro de armonía y originalidad y de buena lógica, en una mezcla de dulzura y firmeza que puede revelar un carácter vacilante de ahí sus actitudes y sus acciones que con su manera de expresarse ha sabido convencer a sus víctimas.

Receptivo, no pone barreras a las influencias externas, sus grafismos demuestran ligereza, superficialidad, necesidad de seducir, confirma con su físico que inspira poca confianza, de comportamiento indeciso que puede llegar a carecer de unidad y coherencia, es un hombre solo  y desea ser notado, de producir afecto, de atraer, quizá esto sea normal pero si se manifiesta en repetidas ocasiones como es su caso revela tendencias a usar artimañas para alcanzar sus propios fines, ciertas veces denota un verdadero talento para la intriga.

Terco y siempre a la expectativa, solo espera la ocasión para pasar a los hechos y satisfacer sus necesidades de destrucción; continuamente vive en la búsqueda de un equilibrio que no encuentra vive entre la intuición y la lógica, entre la necesidad de contacto siempre dirigido hacia una meta y el interés hacia sí mismo en demasía luchando contra su sentimiento de inferioridad.

Trata de asumirse al medio de ahí el sentido de receptividad, con disposición para gozar el mundo, de apertura a la vida, hedonista, los apetitos del cuerpo rigen su comportamiento, sin reglas de conducta exterior; más agitado que activo, impulsivo, exagerado, imprudente e irreflexivo que trata de huir de sí.

De espíritu confuso, con gusto de crear situaciones embarazosas, viven en la perturbación y la incoherencia, exageradamente vanidoso comprobando los grafismos anteriores gusta de llamar la atención, conflictivo laboralmente, ostentoso, con cierta necesidad de exhibirse.

Autoritario, no suelta fácilmente va a la acción de forma instintiva y se aferra hasta conseguir lo que quiere y aun así vive con dudas, temores, incertidumbres, miedos, cohibiciones causadas por conflictos íntimos no resueltos o distintos tipos de trastornos; de firma ilegible que puede ser originada por hacerlo en numerosos documentos, también puede revelar dinamismo, complejo de inferioridad, ocultamiento, afán de hacer muchas cosas a la vez y con cierta capacidad para sacar ventaja de las situaciones.

De temperamento nervioso, inquieto e irritable y en algunas ocasiones subjetivo y parcial, inconstante, intuitivo nato, no está dotado para esfuerzos continuos con cierta necesidad de sentirse protegido, narcisista, egoísta, desconfiado, mentiroso se distinguen en su forma los números 8 y 9 en los que proyecta actitud interesada y hábil por supuesto para lograr beneficios y en ocasiones escondido bajo una apariencia de desinterés, de egoísmo oculto y disimulado, recordemos que el Ingeniero Salgado es la tercera vez que se postula como candidato en las elecciones estatales, dos de ellas sin éxito alguno y esta vez pese a la polémica y las recriminaciones de su mismo partido, envuelto en varios escándalos y en dos casos distintos graves y comprobados de abuso sexual, sin que se pueda justificar como “asunto partidista y también de la temporada” sería inconcebible que con las manos en la maza se hicieran ojo de hormiga; esperemos que no haya cabida para funcionarios que ejerzan violencia contra las mujeres aunque recordemos que en la actualidad y en el presente gobierno existe memoria selectiva…