Ver video: https://www.facebook.com/alfonsonavadlreyes/videos/446914279774510

Andrés Manuel López Obrador se pondrá feliz.

—Aquí está el predio, señor presidente de México –se le digo yo, un ciudadano, mi nombre es Alfonso Nava de los Reyes.

Los Reyes Magos le trajeron un terreno donde podrá edificar el Colegio de la Guardia Nacional, donde podrá reforestar y crear un parque ecológico abierto al público, donde podrá construir instalaciones para fomentar la convivencia y la confianza entre los guardias de la nación y los niños, jóvenes y ciudadanos de la Zona Metropolitana de Toluca y de todo el Valle de Toluca.

—Aquí, en Toluca está ubicado el predio para el Colegio de la Guardia Nacional –se lo señalo yo, con las mismas aspiraciones de seguridad de cualquier ciudadano mexicano.

Los Reyes Magos le dejaron un terreno donde puede innovar y crear uno de los más vanguardistas centros de formación de servidores públicos de la seguridad ciudadana.

Un instituto de formación de oficiales de seguridad pública que pueda alcanzar el prestigio como el que ahora gozan el Heroico Colegio Militar, la Escuela Naval Militar y la Escuela Militar de Aviación.

Un Colegio de la Guardia Nacional que imparta diversas carreras relacionadas con la seguridad interna y la coordinación internacional en materia de prevención, investigación y persecución de conductas criminales, delitos diversos y conductas antisociales.

Un Colegio de la Guardia Nacional que desde la admisión exija a los aspirantes, y durante toda la formación exija a los cadetes, minuciosos controles de confianza y altos estándares de ética.

—Por favor, señor presidente López Obrador, pare de una vez la formación de oficiales de policía en esas sencillas academias cuyos cursos se equiparan en contenidos curriculares a las asignaturas para capacitaciones ocupacionales rápidas.

La gravedad de la seguridad ciudadana demanda decisiones nuevas, no más de lo mismo que ya demostró que no funciona y hunde al país en el terror, el miedo y la incertidumbre.

—Aquí está el predio, en un sitio que ya definió su vocación como corredor científico, cultural y universitario bajo el manto humanista de la Universidad Autónoma del Estado de México –se lo afirmo yo, con la sencillez de un ciudadano que camina su comunidad.

La inversión en un Colegio de la Guardia Nacional detonará empleos y favorecerá el desarrollo urbano y suburbano de una hermosa región de Toluca.

Ni el gobernador, ni los alcaldes de Morena de Toluca y Metepec pudieron ayudar a resolver la legítima protesta ciudadana de los habitantes de Metepec, que al intentar construir instalaciones de la Guardia Nacional, arrebatarían lo que ya es un parque público.

—Aquí está el predio, señor presidente de México para construir el Colegio de la Guardia Nacional –se le digo yo, un ciudadano al que le interesa caminar tranquilo y vivir en paz.