Zlatan Ibrahimovic se encuentra en la actualidad en su Sueca natal mientras pasa las fiestas y se recupera de una lesión que lo mantiene apartado del Milan. El delantero ha aprovechado el momento para conectar con el entorno de su país, y ha decidido comprarse ni más ni menos que un bosque de más de mil hectáreas.

El terreno, ideal para la caza y la pesca, se encuentra cerca de la frontera con Noruega, en la zona de Åre, donde otros miembros de su familia también tienen propiedades.

El futbolista ha pagado unos tres millones de euros por el bosque y también ha conseguido permisos para practicar sus aficiones y desplazarse en moto de nieve.

Ibrahimovic ya tiene otras tres propiedades en la misma zona de Suecia.