Por la época tan vulnerable en la que estamos viviendo, por el momento dejaremos a un lado los estudios grafológicos de los funcionarios del Gobierno Federal y aprendamos a distinguir por la letra si nosotros o alguien muy importante en nuestra vida se encuentra deprimido, ansioso, con miedo, inseguro, estresados más de lo normal debido a la Panademia, la Navidad, el Fin de Año, momentos tan difíciles de confinamiento o algunas otras circunstancias que en ocasiones nos han obligado a sobrevivir no a vivir.

En la grafología existe una rama que se ocupa de hacer modificaciones conscientes en la escritura con cambios subconscientes en la personalidad, por lo tanto tu conducta va a cambiar y así te ayudas a la resolución de dificultades, a ésta se le denomina grafoterapia que la podemos usar como alternativa para mejorar y además es muy liberadora, de tal manera que permite combatir miedos, fobias, obsesiones, agresividad, timidez, etc.

Hay un método en grafoterapia muy fácil, con buenos resultados, no cuesta, se puede hacer a cualquier hora del día y solo es cuestión de constancia; escribe en una hoja en blanco la frase de lo que quieres o necesitas cambiar 21 veces durante 21 días, primero deberá ir la fecha y empezarás tu frase con “Yo soy”, seguido de la palabra que queremos llegar a ser y terminando con “como mi escritura” y quedará así: Yo soy (tenaz) como mi escritura, aunque también hay otra manera de empezar a cambiar…

Y entrando en materia veamos, la ansiedad se detecta con una angustia que no tiene explicación lógica pero que interrumpe con tu vida diaria y no te hace ver con claridad tus ideas, te hace preocuparte demás.

Para poder distinguir con su letra a un adulto con ansiedad debemos observar en sus escritos una letra muy rápida que presente cortes es decir, escribe las palabras despegando la pluma constantemente y en algunos momentos su letras resulta ilegible y angulosa, para poder ayudar a tener una mayor claridad y olvidar esa angustia, como grafoterapia se debe escribir redondeado, un poco más lento para que los trazos sean más legibles y así llegue la información adecuada y pueda haber claridad de ideas, se recomienda escribir con color azul que representa calma ayudando a bajar la ansiedad.

Una persona con miedo y con inseguridad, regularmente no lo platica pues teme asustar o preocupar a las personas queridas por eso es muy recomendable que lo escriban, se puede identificar y comprobar al ver su letra y firma que seguramente son muy pequeñas, aquí abarca el lado familiar y social, como grafoterapia es muy recomendable agrandar su letra y su firma en un término medio, esto es para sentirte grande y tu cerebro lo acepte y acabe por creerlo, además de que le dará razones para seguir adelante y le ayudará a sustituir pensamientos de miedo por amor propio, es muy bueno escribir con color verde que dará equilibrio y seguridad.

Un tiempo muy importante en el camino de nuestra vida lo vivimos con stress, lo podemos distinguir en la letra y en la firma cuando en la parte media de las letras se ve muy apretado es decir, las letras están muy juntas y los rasgos en el caso de la firma también, para poder ayudar en grafoterapia es recomendable hacer la letra así como la firma más separadas sin exagerar y tratar de escribir siempre con color azul y así dará calma y tranquilidad.

Aunado al stress existen las personas tercas e inflexibles, que no cambian de opinión y lo mismo le da en su ambiente laboral y familiar, que no quiere ceder aunque le ocasione problemas, su letra es sumamente “parada”, es decir totalmente derecha y con signos de puntuación perfectos; en grafoterapia para no ser tan rígido y terco deberá escribir hacia la derecha es decir no tan rígido, esto es para adquirir flexibilidad y de preferencia con color verde para tener equilibrio.

Para detectar a una persona violenta en sus distintas etapas ya sea económica, sexual, chantajista emocional o física, primero se debe de tomar en cuenta el entorno en el que creció y se desenvuelve, para detectarlos su letra es angulosa es decir en forma de triángulo, la letra muy apretada, remarcada (entre más se sienta la letra en el papel más violencia) y sinuosa, es decir, no respeta el renglón y sus letras suben y bajan; como grafoterapia es muy recomendable hacer la letra en forma redonda sobre todo en la parte media, escribir más separado y despacio, dejar de remarcar, se recomienda utilizar el color morado que tiene un efecto positivo en la limpieza de las emociones.

Si detectas que tu letra o la letra de los que te rodean toman una dirección descendente, o bien inicia siguiendo el renglón pero al ir desarrollando el texto invade los renglones que están por debajo de este, es un claro síntoma que existe depresión, melancolía o tristeza, como grafoterapia te sugiero cuidar la dirección de tu escritura, y hacerlo en tinta de color lila ya que este color te ayudara a abrirte al cambio y controlar la ansiedad como lo menciono anteriormente.

Finalmente, como un ejercicio de grafoterapia debemos de poner un punto cada que terminemos de escribir, mismo que nos ayudará a terminar todo lo que empezamos; aquí solamente aplica al terminar una oración.

Por experiencia propia si aplicas la grafoterapia en tu vida con constancia, pronto verás resultados positivos; aunque hoy por las circunstancias estemos lejos sé que nos veremos cuando el destino tenga ganas de juntarnos mientras les agradezco mucho que me lean y por favor no perdamos la fe, cuídense, que tengan una muy Feliz Navidad y recuerden que en grafología como en su vida no somos lo que logramos, somos lo que superamos…