Ingeniero Alfonso Romo Garza un funcionario menos en el gabinete actual, en esta ocasión es la firma que analizaremos…

De firma un tanto grande que nos indica que el escribiente posee una personalidad dotada de dinamismo psicofísico, extravertido, orgulloso, expresivo en sus gestos, palabras y manera de actuar, con cierta dosis de vanidad;  ciertas veces revela insatisfacción debido a su hiperactividad psíquica y motriz, a veces le cuesta vivir sus contradicciones, es decir que no le salen las cosas como el planea debido a un conflicto entre lo ambicioso de sus aspiraciones y en lo que respecta a la firma que se analiza en ese momento había incapacidad insuficiente para llevarlas a la práctica.

Con gran iniciativa, entusiasmo, vivacidad, animación, optimista estos trazos se encuentran generalmente entre la gente que ama la vida, de personalidad excitada, arrebatada, agitada; en grafología las situaciones no son nunca tan determinantes y encontramos firmas que tienen una mezcla de ángulos y curvas, que este es el caso y viven en un cuadro de armonía y de originalidad, de buena lógica, espíritu flexible y creativo, vive en una revuelta de dulzura y firmeza, en ocasiones de carácter vacilante, dividido entre dos tendencias contradictorias, un gran conflicto entre el ser y el deber ser.

En algunas ocasiones es cerrado, secreto, incluso disimulado, orgulloso y desdeñoso, sin embargo, revela una intensa vida interior, con necesidad de actividades constructivas y hasta creativas, son ajenos a las influencias exteriores, es decir no toma en cuenta lo que dice la gente, no le afecta pues está seguro de lo que sabe y puede hacer.

Con deseos de producir efecto y atraer; antes de empezar alguna actividad  busca tomar la mejor decisión, a veces denota un verdadero talento también para la intriga, de fuerte habilidad comercial¸ líder nato no le gusta recibir instrucciones sin embargo reconoce cuando alguien le puede aportar mejores ideas; con alto índice de actividad, tensión voluntaria hacia el objetivo, de un paso más o menos rápido a la acción, de buena adaptación al medio, en el plano mental denota lógica y deducción, con capacidad para concatenar ideas entre sí, de inteligencia asimiladora y con gran continuidad en todo lo que emprende.

A veces su exceso de lógica puede ser llevado a razonamientos absurdos, equilibrado entre la necesidad de contacto y siempre va dirigido hacia una meta sin olvidar que todo encauza hacia su interés, entre el deseo de acción y una cierta tendencia hacia la inactividad que puede ser por cansancio y desgaste en exceso, buena adaptabilidad, flexible, amante de coordinar sus ideas con los hechos y con gran capacidad de manejar con inteligencia el acelerador y freno sin temor a equivocarse.

Firma con contrastes más o menos macados entre trazos  gruesos y finos que se tratan de una especie de balanceo rítmico que indica energía y siempre con necesidad de avanzar en sus fines, su inteligencia siempre será más práctica y autocrítica; confirmando los trazos anteriores es de una actividad viva y espontánea, de resolución, confianza en sí mismo, expansivo, de sensibilidad abierta a los demás, de mente clara y precisa en un estado gráfico menos favorable nos encontramos con una personalidad más agitada que activa, en algunas ocasiones impulsivo, exagerado, imprudente e irreflexivo que huye de sí y depende en gran medida de las circunstancias exteriores.

De firma legible responsable, sincero, enfocado solo en buenos resultados, difícil de cambiar de decisiones, siempre termina lo que empieza, líder nato, con gran poder de convencimiento, acaparador es decir gusta de saber y hacer todo, siempre buscando nuevas formas de hacer más fácil su vida, la firma con su apellido es porque gusta de retos, abierto, comunicativo, altamente sociable y amistoso, buen humor, de movimientos ágiles y precisos, independiente en sus actividades y amante de relacionarse con los demás, vanidoso, engreído, refinado y un tanto dado a los placeres en general; entre las personas de temperamento sanguíneo hay médicos famosos, altos ejecutivos y por supuesto grandes empresarios como es el caso; en conclusión el Ingeniero Romo a pesar de su conflicto entre el ser y el deber ser, aceptó pertenecer al gabinete actual sin imaginar que se enfrentaría ante el “ombligo del mundo” llámese actual Presidente, sin lograr lo prometido de “crear un mar de confianza” y sin poder hacer gran cosa a beneficio de los empresarios aunque no debemos  olvidar que él sí se llevó grandes concesiones de agua y tierras en la Península de Yucatán; parece ser que en lo único que “coincidió” con su entonces jefe fue en que ya era tiempo de que se bajara del barco no obstante dicen, seguirá siendo el principal enlace con el sector privado, o sea caaaasi nada…