Aunque la coalición entre partidos políticos que nombraron la “Gran Alianza Opositora en Baja California” no ha sido formalizada, los dirigentes de los principales organismos políticos esperarán el último día que marca la ley electoral, el 23 de diciembre, para que se llegue a un acuerdo y se registre ante el Instituto Estatal Electoral.

Durante la reunión sostenida este lunes primero de diciembre, los dirigentes de partidos políticos dijeron que por primera vez en la historia, políticos de diferentes corrientes ideológicas se unieron porque tienen un adversario en común, que es el gobierno de Morena, encabezado por Jaime Bonilla Valdez y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

“No puede ser que en Baja California se le quiten dos mil millones de pesos para construir un tren maya, una refinería y un aeropuerto, son necesidades que tienen que cambiar”, dijo Enrique Méndez Juárez, líder estatal del PAN.

Los líderes de los partidos políticos se reunieron para hablar sobre sus posturas de temas políticos, estuvieron presentes el líder estatal del PRI, Carlos Jiménez Ruíz; el presidente estatal del PAN, Enrique Méndez Juárez; Jaime Cleofás Martínez Veloz, consejero nacional del PRD; Ramona Alicia Cervantes Marrufo, secretaria general del PRD; el líder Partido Encuentro Social, Alfredo Ferreiro Velasco; Rodrigo Aníbal Otáñez, diputado local del PBC y Eduardo Bernal Martínez, delegado CEN del PRI.

“Creemos que lo que sigue es que la dirigencia nacional del PRI defina con claridad quién podrá encabezar esta posibilidad, ya sea en alianza”, dijo Carlos Jiménez, dirigente estatal del PRI.

Los siete representantes de los partidos coincidieron en la falta de resultados del gobierno de Bonilla Valdez y mencionaron que por primera vez en Baja California un mandatario estatal tenía el control absoluto del Poder Legislativo, a los diputados locales les ordenaba legislar leyes para beneficios personales y no de beneficio social.

Mencionaron que el gobernador Jaime Bonilla Valdez también posee el control del Poder Judicial con el nombramiento del magistrado Jorge Ignacio Pérez Castañeda, y la división de poderes solo estaba escrito, pero no era aplicado en Baja California.

Uno de los aspirantes a la gubernatura por el PRD, Jaime Martínez Veloz, dijo que estaba dispuesto a ceder posiciones políticas en las candidaturas, pero no cedería su lucha social para que la Gran Alianza Opositora salga triunfante en el estado.

“Aspiramos un estado con respeto a la división de poderes y con reglas claras… si alguien ha estado en la lucha, hemos sido todos -los que estamos aquí-, jamás me voy a bajar de la lucha por quitar a un gobierno impostor, donde la impostura es la característica”, Jaime Martínez Veloz, consejero nacional del PRD.

Los líderes políticos dijeron que aún no definen las posiciones de quiénes serán los candidatos en el próximo proceso electoral del 2021 y desmintieron que la candidatura para el ex alcalde priista, Jorge Hank Rhon, sea un hecho, pero tampoco descartaron que el personaje participe como candidato.

Sobre los posibles aspirantes que proponen los partidos políticos, el Partido de Baja California (PBC) mencionó que su propuesta de candidato a la gubernatura es el ex alcalde Héctor Osuna Jaime, la propuesta del Partido de la Revolución Democrático (PRD) para la gubernatura es el ex candidato a la gubernatura, Jaime Martínez Veloz, y el Partido Encuentro Social (PES) mencionó que su propuesta a la alcaldía de Tijuana es el militar en retiro, Julián Leyzaola Pérez.

Los partidos del PRI y el PAN dijeron que no tenían nombres definidos en sus propuestas de candidaturas.