Incidentes dentro de la Casa Rosada, con hinchas que se encontraban en los patios internos de la sede del gobierno argentino, obligaron a retirar el féretro de Diego Maradona de la capilla ardiente.

Asimismo, mientras en la calle la policía se enfrentaba a los hinchas, ell traslado del féretro fue confirmado a la AFP por una fuente del gobierno, justo después de que las autoridades anunciaran la extensión por tres horas del velatorio del 10. En varias calles del centro de Buenos Aires, cerca de la sede gubernamental, la policía reprimió con balas de goma y gases lacrimógenos a grupos de hinchas que arrojaban botellas y piedras.