Se celebra anualmente el cuarto jueves de noviembre (excepto en Canadá, para este país es el segundo lunes de octubre).

De origen cristiano, la celebración se lleva a cabo en diferentes países del mundo, principalmente en Estados Unidos y Canadá, otros que adoptaron la tradición son España, Brasil, Puerto Rico, Argentina, Panamá, entre otros.

En Estados Unidos fue proclamado por Abraham Lincoln; se remonta a la época de la reforma protestante y la llegada de los primeros colonos ingleses.

Tiene su origen en Plymouth (ahora Massachusetts), en agradecimiento por parte de los colonos hacia los nativos de la tribu Wampanoag, por haberles enseñado las técnicas de cultivo de maíz, caza y pesca.

En Canadá se remonta a principios del siglo XVII en Nueva Francia, donde se celebraba el final de la temporada de cosechas y se compartían los alimentos con los aborígenes de la región. Se hizo tradición tras la llegada de inmigrantes europeos como irlandeses, escoceses y alemanes.

En Brasil se instituyó en el año 1966, a través de la Ley 5110.

Actualmente se celebra con reuniones familiares y la preparación de cenas o banquetes. Tradicionalmente consiste en un pavo asado y horneado, acompañado con maíz, puré de patatas, salsa de arándanos rojos y gravy (salsa hecha con el jugo del pavo), y pastel de manzana o de calabazas.