Manipulación de los nacimientos

En el siglo XXI, las sociedades de algunos países siguen pensando que es más valioso tener hijos hombres que mujeres y esto provoca que en la población mundial falten 142 millones de mujeres, según el Fondo Mundial de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

 

Este faltante obedece al efecto acumulado de selección prenatal y posnatal del sexo que se ha duplicado en los últimos 50 años. En 1970 faltaban 61 millones de mujeres y ahora 142 millones.

 

En algunos países del mundo el nacimiento de un niño es celebrado con alegría y el de una niña se ve con frustración e incluso como algo indeseable. El patriarcado es todavía una realidad que se hace valer en muchos países del mundo.

 

UNFPA plantea que esta práctica nefasta tiene dos modalidades: La práctica del aborto, para que no nazcan las niñas y en mucho menor escala la fecundación in vitro, para garantizar el nacimiento de un niño que de adulto será “proveedor” y “protector”.

 

La otra se refleja en la mortalidad temprana de las niñas porque en situaciones económicas difíciles se privilegia el bienestar de los niños sobre las primeras.

 

Según el organismo de la ONU “la selección del sexo puede desnaturalizar la composición de la población de un país durante generaciones” y la consecuencia inmediata es “el incremento del índice de masculinidad al nacer”.

 

En la década de los ochenta este desequilibrio se observó por primera vez en China y la India, países que al día de hoy tienen un 11 por ciento más de hombres que de mujeres menores de 35 años.

 

UNFPA sostiene que esta situación puede provocar, entre otras cosas, que una cantidad relevante de hombres heterosexuales no tenga la posibilidad de encontrar una pareja y tener hijos.

 

Las estimaciones son que el porcentaje de los hombres heterosexuales todavía solteros a los 50 años aumente, para 2050 en 15 por ciento en China y en 10 por ciento en la India.

 

Esta realidad en estos y otros países puede elevar los problemas de violencia de género como las violaciones, las relaciones sexuales forzadas, la explotación sexual, la trata de personas y el matrimonio infantil.

 

La ONU advierte que el reto es “mayúsculo”, para frenar la realidad de la selección por género de los nacimientos y señala que en algunos países de Asia ahora se empiezan a tomar medidas como prohibir revelar el sexo del feto en las consultas prenatales.

 

Twitter: @RubenAguilar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí