México ha reducido en 99% los gases que dañan la capa de ozono

  • En el Día Mundial de la Refrigeración, nuestro país reporta cumplimiento del Protocolo de Montreal.

Aunado a los beneficios que ha traído la refrigeración para el desarrollo y bienestar de la población, existe el reto de tomar conciencia sobre los efectos que tiene este sector en el medio ambiente ya que, al igual que muchas otras actividades humanas, genera impactos que contribuyen al calentamiento global.

El subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Julio César Trujillo Segura, destacó lo anterior al participar en la conferencia virtual “Avanzando a una refrigeración amigable con el medio ambiente”, con la cual concluyen las actividades de la Semana de la Refrigeración, organizadas por la Semarnat en el marco de la conmemoración internacional.

Trujillo Segura reiteró que la industria de la refrigeración es fundamental para la vida, y esto se ha hecho más que evidente con la pandemia, ya que permite la conservación de medicamentos e insumos para la salud, así como de alimentos perecederos en un tiempo en que debemos resguardarnos en nuestros hogares.

Sin embargo, también saltan a la vista los efectos perniciosos que esta industria ha generado en los últimos años a la atmósfera, al utilizar gases que desgastan la capa de ozono y afectan la salud humana y el medio ambiente, por lo cual México trabaja de manera consistente en el cumplimiento de sus compromisos con el Protocolo de Montreal.

El funcionario federal informó que al día de hoy nuestro país ha eliminado el 99% de las sustancias que agotan la capa de ozono, gracias a que en la década de los noventa se implementaron más de 120 proyectos en el sector de la refrigeración y aire acondicionado (RAC). Aunque advirtió que el reto continúa, por lo que se debe cambiar el uso de sustancias como los clorofluorocarbonos (CFC) y reducir el consumo de hidroflurocarbonos (HCFC) para el año 2045.

Al respecto, Alberto Cruzado, presidente del Colegio de Ingenieros Ambientales de México, señaló que uno de los problemas de la refrigeración es que a lo largo de su historia ha tenido dos impactos diferentes, uno ha sido el deterioro de la capa de ozono por el uso de CFC y, el segundo, su contribución al calentamiento global.

En el primer caso, reconoció que se recurrió a la sustitución de los gases de refrigeración por hidroclorofluorocarbonos, como el R22, pero también estos degradan la capa de ozono, mientras que el uso de otros gases refrigerantes, como el CO2, se suma a los efectos del calentamiento global, causado por las emisiones de combustibles fósiles.

En este sentido, el reto para la industria de la refrigeración radica en la sustitución y recuperación de gases refrigerantes para evitar estos dos efectos que se contraponen a los beneficios que representa el sector RAC.

A su vez, Gildardo Yáñez, gerente de capacitación de la empresa BOHN en México, indicó que al reto de la sustitución de refrigerantes en esta industria se agrega el de la reducción de consumo energético para contribuir a la disminución de emisiones de gases de efecto Invernadero a la atmósfera.

Finalmente, Gerardo Bautista Sánchez, jefe de la Unidad Politécnica de Integración Social, aseguró que al igual que en muchas otras áreas, la industria de la refrigeración requiere de personal altamente especializado que ayude a generar tecnología eficiente y amigable con el medio ambiente y la atmósfera terrestre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí