La tranquilidad que había en la ciudad de Woodsboro en los últimos 10 años se verá amenazada nuevamente por Ghostface, quien va contra sus antiguas y nuevas víctimas en Scream 5.

La nueva entrega de la franquicia, de 25 años, secuela directa de Scream 4 (2011) y la primera de la serie que no es dirigida por Wes Craven, quien murió en 2015, es más sangrienta que las anteriores, asegura en entrevista la mexicana Melissa Barrera, quien interpreta a Sam en la trama.

“Es una película muy sangrienta, creo que es más sangrienta que las cuatro anteriores, con mucho susto. Sí te va a tener brincando en tu asiento, pero también está muy chistosa”, señala la actriz, quien forma parte del nuevo elenco de la cinta, dirigida esta vez por Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, y escrita por James Vanderbilt y Guy Busick.

“Las películas de Scream son conocidas por ser horror, pero también comedia. Hay un balance muy bonito de eso y esta película no es la excepción. Nos mantenemos muy cercanos a la esencia que creó Wes Craven”.

Neve Campbell, Courteney Cox, David Arquette y Roger L. Jackson regresan a la historia para repetir sus papeles originales, mientras que Marley Shelton también vuelve con su personaje de la película anterior.

A ellos se suma el nuevo elenco encabezado por Barrera, Jenna Ortega, Jack Quaid, Mason Gooding, Jasmin Savoy Brown, Dylan Minnette, Mikey Madison, Sonia Ammar y Kyle Gallner.

También puedes leer: Harry Styles en el cartel de Coachella 2022

La nueva historia ocurre 25 años después de que una racha de asesinatos brutales conmocionara a la tranquila población Woodsboro, ahora un nuevo asesino se ha puesto la máscara de Ghostface y comienza a apuntar a un grupo de adolescentes para resucitar secretos del pasado mortal de la ciudad.

“Hay muchas escenas de ataques, muchos gritos, persecución, también mucha acción”, señala Barrera, quien no deja de expresar su emoción por ser parte del filme, pero sobre todo porque la propuesta ha recibido buenas críticas.

El regreso de Ghostface a la pantalla grande ha sorprendido a los especialistas porque, a pesar de ser un personaje nostálgico, luce renovado.

El filme, distribuido por Paramount Pictures, se rodó en Wilmington, Carolina del Norte, de septiembre a noviembre de 2020.

Barrera no oculta la felicidad que le da ser la primera mexicana en el elenco de esta franquicia, que llegó por primera vez a la pantalla en 1996.

“Me siento muy orgullosa de ser la primera mexicana en ser parte de Scream, en el papel que estoy haciendo, un personaje que no estaba escrito para una mexicana, pero que se abrieron a castearlo con la persona indicada”, afirmó en entrevista desde Los Ángeles.

“Ahora estoy representando a mi País y a mi gente en una película que en México la quieren mucho, hay muchos fans mexicanos y estoy feliz y ansiosa porque todo mundo la vea”.