Oribe Peralta anunció este miércoles su adiós de las canchas, justo al cumplir 38 años y luego de quedar desligado de Chivas y no encontrar una buena opción para continuar su carrera.

El histórico delantero mexicano, quien debutó en el máximo circuito el 22 de febrero de 2003 con Monarcas Morelia, hace casi 19 años, hizo el anuncio oficial a través de sus redes sociales, como lo adelantó ESPN.

El atacante escribió “19 años de portar la casaca de profesional, más toda una vida de entrega y devoción. Esta es mi manera de despedirme y sobre todo de agradecerles a ustedes, mi afición, y a cada una de las personas que hicieron posible este sueño. ¡Valen Oro!”, mensaje que acompañó con un emotivo video.

El video, con duración de 2:22 minutos, comienza con una serie de imágenes caricaturizadas de los inicios de Oribe Peralta en el futbol y sus primeras experiencias a lado del balón, que lo llevó a cumplir el sueño de ser profesional.

También puedes leer: Eternals ya está disponible en Disney+ con escenas inéditas

“Siempre estuve ligado a un balón. Si me preguntaras, ese ha sido el gran éxito de mi vida. El futbol depende de un balón para poder ser y así me aferré yo a él, como si de ello dependiera también mi existencia”.

 

En el clip, el ahora exatacante, revela que si bien el balón le entregó momentos de alegría, cuando se quedaba a jugar hasta la noche con sus amigos, también estuvo presente en los momentos complicados en su carrera como profesional.

“El balón ha sido mi confidente y mi compañía incondicional. Ha compartido conmigo cada una de las camisetas que he tenido el honor de portar, manteniéndose fiel y estoico mientras me escuchaba hablarle de mi felicidad. Lo mismo que cuando le contaba mis frustraciones y mis batallas”.

“En su rol de maestro, ha sido severo. Ha retado como nadie mi resistencia, es además la causa de los golpes más dolorosos que ha recibido mi cuerpo, y de las caídas más graves que he sufrido, que lejos de ser las que han tumbado en el campo de juego, han sido aquellas producto de esa debilidad, que a veces te deja encarnar como para ver, y hacerte ver, de qué estás hecho en realidad”.