En el 2030, el trasladarte a tu destino te tomará unos cuantos minutos esto gracias a los taxis eléctricos voladores, de acuerdo a un estudio de la consultora McKinsey ya que, este gran avance está a la vuelta de la esquina.

Así que, en unos pocos años los cielos de las ciudades serán surcados por aeronaves que ofrecerán servicio cómo ahora lo hace  Uber, DiDi o Cabify. Se trata de los vehículos eléctricos o híbridos con despegue y aterrizaje vertical (eVTOL, por sus siglas en inglés) que son aparatos voladores más pequeños, silenciosos, eficientes y limpios que los transportes actuales. Incluso hay algunas startups de movilidad aérea que confían en que tendrán taxis volando en 2024. 

 

“Tendremos aeronaves mucho más pequeñas que las que tenemos hoy y que serán mucho más accesibles. Van a aterrizar en tus vecindarios”, comentó Robin Riedel, del Centro para la Movilidad del Futuro de McKinsey. 

Taxi volador

 

Desde ahora se anticipa que este mercado será enorme. No obstante, el desarrollo de estas aeronaves pondrá a las grandes aerolíneas actuales y una serie de nuevas startups de movilidad aérea a competir frontalmente. 

McKinsey estima que los nuevos operadores de movilidad aérea avanzada (AAM, por sus siglas en inglés), tendrán ingresos anuales por 3 mil millones de dólares, con una flota en promedio de mil aeronaves y 70 mil pasajeros diarios.

Según datos de la consultoría, una aerolínea antes de la pandemia, tenía ingresos por alrededor de 33 mil millones de dólares y una flota de alrededor de 800 aeronaves. “Los pasajeros están gastando más de 400 mil millones de dólares a nivel mundial para servicios de taxi cada año (…) Si ahora imaginamos que los taxis voladores pueden capturar parte de esta participación de mercado y convertirse en una alternativa real frente al taxi para 2030, la oportunidad de mercado está en el rango de varios miles de millones de dólares estadounidenses”, aseguró Benedikt Kloss, también miembro del Centro para la Movilidad del Futuro de la consultora. 

Es por esa oportunidad de mercado que varias empresas desde ahora ya se encuentran desarrollando este tipo de vehículos e invirtiendo grandes sumas de capital en el sector.

 

 Los nuevos aviadores 

 

Por medio de un análisis del centro de datos e investigación Pitch Book, se dice que, actualmente existen 33 startups que fabrican eVTOL. Entre las empresas emergentes más grandes en términos de capital recaudado se encuentran compañías estadounidenses, alemanas y chinas. Joby Aviation, una desarrolladora estadounidense de estas aeronaves, es la startup más grande del mercado, con una capitalización de 2 mil 328.30 millones de dólares.

Por más de una década ha trabajado en su aeronave 100 por ciento eléctrica y planea lanzar su primer servicio comercial en 2024. Por debajo de Joby, en segundo lugar se encuentra la alemana Lilium, con una recaudación de capital de mil 221.50 millones de dólares, seguida por Archer Aviation, de Estados Unidos, que cuenta con mil 155.70 millones de dólares de capital. Archer igualmente espera lanzar su servicio en ciudades como Los Ángeles y París para 2024. 

En cuarto y quinto lugar se encuentran, respectivamente, Volocopter (Alemania), con una capitalización de 376.56 millones de dólares, e EHang (China), con 132 millones de capital. Además de las grandes sumas de capital que han logrado recaudar estas startups, otro indicio del entusiasmo que hay por desarrollar este tipo de tecnología es que cada vez se invierte más en ellas. 

En el primer cuatrimestre de 2020, se invirtieron en desarrolladoras de eVTOL mil 100 millones de dólares; un año después, en el primer cuarto de este año, la inversión ascendió a 3 mil 800 millones de dólares, más del triple que el año anterior, según Pitch Book. 

 

Asimismo, otra señal que indica el éxito que muchos anticipan para los taxis aéreos es que muchos de los fabricantes de eVTOL ya tienen pedidos anticipados de grandes aerolíneas. Vertical Aerospace, una desarrolladora de Reino Unido, ya tiene pedidos por mil 350 unidades de su aeronave VA-X4 por un valor de 5 mil 400 millones de dólares. Entre los demandantes se encuentran la estadounidense American Airlines, la británica Virgin Atlantic Airways, así como la española Iberojet. Incluso, a principios de este mes, Vertical llegó a un acuerdo con el aeropuerto de Londres, Heathrow. 

 Pese al optimismo, aún hay muchos obstáculos como contar con la infraestructura, regulación, diseño del espacio aéreo y hasta modelos de negocios necesarios para que los eVTOL puedan funcionar. Riedel pronosticó que si esta industria se amplía, en el futuro, un viaje de eVTOL puede ser más económico que un boleto de avión e incluso llegar a tener el mismo precio de un taxi tradicional. “Va a ser tan importante que (los eVTOL) no sean un juguete para los ricos, sino algo que, en general, aporte valor a las personas”, consideró Riedel. 

 

La revolución de la movilidad Los eVTOL fueron concebidos por primera vez por el fabricante de aviones estadunidense Glenn Hammond Curtiss en 1917. Actualmente ya existen diversos modelos. La mayor parte tienen alas y hélices; su forma es la de un helicóptero o un avión pequeño. 

Por ejemplo, los modelos diseñados por la empresa Joby Aviation, que son 100 por ciento eléctricos, con capacidad para 4 pasajeros más un chofer, y alcanzan una velocidad máxima de 321 kilómetros por hora. Algunos eVTOL buscan romper con los cánones de la aeronáutica, con formas y diseños singulares, tal como el Citihawk de Urban Air Mobility, que tiene la forma de un automóvil.

Puedes leer: Los neoyorquinos podrán controlar el color de los rascacielos en la ciudad

Pese a las diferencias, todos cuentan con características comunes: su aterrizaje y despegue son verticales, como los helicópteros, pero hacen hasta 100 veces menos ruido o son silentes; sus motores son híbridos o eléctricos; y finalmente el tamaño debe ser pequeño como un coche.Y además no son contaminantes. “Estamos hablando de la democratización del vuelo en helicóptero y, en última instancia, de la democratización de los aviones privados. Eso es algo que muchas personas no podrían permitirse si no fuera por estos vehículos avanzados de movilidad aérea”, comentó Kersten Heineke, del Centro para la Movilidad del Futuro de McKinsey en Europa. 

 

Los mismos servicios de taxis que funcionan mediante aplicación ya apuntan a la movilidad aérea. Uber contaba con una rama de taxis aéreos que terminó vendiendo a finales del año pasado a Joby Aviation; ahora Uber es socio de la desarrolladora de eVTOL.