El Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), de la Secretaría de Educación Pública (SEP), firmó un convenio de colaboración con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para fortalecer los contenidos educativos, estructura y metodología del Modelo Educación para la Vida y el Trabajo (MEVyT), desde el enfoque de derechos humanos; atención a educandos, y formación de figuras educativas.

La secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez, ha sostenido que a cada generación le corresponde construir un nuevo peldaño, y al de esta administración le atañe el de una educación inscrita en el ámbito de los derechos humanos, de ahí la importancia del instrumento.

Al signar el acuerdo, la directora general del INEA, Teresa Guadalupe Reyes Sahagún, apuntó que la tarea de educar, desde la perspectiva de derechos humanos, permite resarcir el daño que se hizo con las políticas neoliberales, tanto económicas como sociales y educativas.

Indicó que la labor educativa del INEA atiende a las personas más empobrecidas, lastimadas y marginadas; al ser el sector de la población que engrosa la suma superior a 28 millones de personas en rezago educativo.

“Lamentablemente un altísimo índice de personas de pueblos originarios de nuestro país no ha podido realizar su proceso de alfabetización de primaria o de secundaria; lo que si se analiza, es una violación permanente del derecho humano a la educación”, subrayó.

Agregó que el derecho a la educación es, además, un derecho que permite abrir posibilidades y caminos al ejercicio pleno de los otros derechos humanos, los cuales ya están reconocidos y existen.

Por su parte, la titular de la CNDH, María del Rosario Piedra Ibarra, expresó que la educación es una de las principales herramientas en la construcción de una cultura de respeto a los derechos humanos, y en la consolidación de una sociedad más justa, equitativa en la que impere la paz social.

Señaló que el desarrollo económico y sostenible depende, cada vez más, de la capacidad de los gobiernos para implementar políticas enfocadas a derribar las barreras que limitan el aprendizaje continuo, y fomentar la educación en derechos humanos.

Recordó también que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), puso énfasis en la urgencia de repensar y cambiar el actual enfoque individualista que tiene la práctica educativa, por un modelo más profesional, colaborativo y solidario, a fin de aprovechar la inteligencia colectiva.

Además de ello, dijo, se debe reflexionar sobre las etapas y lugares en los que se lleva a cabo el aprendizaje, para dejar de concebir la educación como algo que sólo acontece en la escuela y durante determinadas edades, para ampliar las oportunidades a todas las personas en cualquier contexto.

Por ello, la CNDH, a través del portal digital Educa, aspira a ampliar los horizontes de la educación en derechos humanos y abonar al entendimiento de temas sensibles como la diversidad sexual; la libertad de expresión; el medio ambiente, y la sustentabilidad, entre otros.

Al reconocer la disposición y compromiso del INEA para adentrarse, como comunidad educativa, en el conocimiento de los derechos humanos y promover su cumplimiento en la práctica cotidiana, la presidenta de la CNDH confió en que el convenio permita establecer mecanismos tendientes a lograr un enfoque de respeto a los mismos, en los contenidos y estructura del MEVyT.

Para poder llevar a cabo este proyecto conjunto, se estableció la integración de un grupo de trabajo que permita lograr una efectiva transversalización del enfoque de derechos humano en el modelo señalado, en beneficio de las personas educandas que consulten los materiales.

Además, se estableció el desarrollo de talleres y cursos dirigidos a las figuras educativas que participan en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los niveles de alfabetización, primaria y secundaria de las personas educandas del Instituto.

Asimismo, la CNDH se comprometió a realizar actividades académicas, científicas, culturales, de capacitación, formación, actualización y difusión, para promover los servicios del INEA entre la gente que lo requiera, además de elaborar proyectos, planes y programas que se encuentren relacionados con la difusión, capacitación y formación en materia de derechos humanos.

Teresa Guadalupe Reyes Sahagún estuvo acompañada por la directora de Concertación y Alianzas Estratégicas, Ixchel George Hernández; las directoras Académica, Cecilia Orozco López; y de Asuntos Jurídicos, Beatriz Salgado Hernández, así como por los directores de Administración y Finanzas, José Muñoz; de Operación, Herbert Sánchez Olivera, y el secretario técnico de la Dirección General, Rogelio Zenteno Trejo.

Por la CNDH atestiguaron la firma del acuerdo el secretario ejecutivo, Francisco Estrada Correa, y el encargado de Despacho de la Secretaría Técnica del Consejo Consultivo, Alejandro Hernández Legaspi.