Peleando por nuestros derechos

 

 

A lo largo de la historia de la humanidad, los ciudadanos de cada país, hemos tenido que luchar arduamente  por nuestros derechos humanos, algunos con derramamiento de sangre, otros con guerras feroces y otros, hemos disfrutado de lo que generaciones anteriores han tenido que pagar por ellos.

Hoy en  México, bajo el  Gobierno de la Cuatro T, estamos viendo un grave menoscabo a los Derechos Humanos.

Comenzando porque el mismo Presidente  ha realizado decretos, que conllevan detrimento en los derechos de las personas, un ejemplo claro es el  decreto que hizo en el año 2020 para eliminar el aguinaldo de Empleados de Gobierno y Servidores Públicos, contraviniendo la misma Ley Federal de Trabajo, y por supuesto, a la Constitución.

Otro decreto que realizó sin ningún contratiempo, fue el de la ContraReforma Educativa, con ello, sin pasar por el Congreso de la Unión.

Y ni qué decir del decreto que hizo en el mes de Julio de este año 2021, al negarle a los menores de edad del rango de 12 a 17 años su derecho constitucional a la salud, en este caso, a la vacunación contra covid-19.

Muchos padres de familia,  al tener que llevar presencialmente a sus hijos  a la escuela y arriesgándolos y arriesgándose ellos al  posible contagio,  decidieron ampararse ante la Ley para que se vacunaran a los menores, y ante tantas demandas de amparos.

Un Juez Federal, ordena a la Secretaría de Salud, la Modificación de la Política de Vacunación, para que con ello, se puedan vacunar a todos los menores de edad del rango de 12 a 17 años.

La sorpresa e indignación que  la ciudadanía tiene el día de hoy, es la reacción de esa Secretaría de Salud, que. Lejos de acatar esa orden ya que es un mandato Judicial emitido por un Juez Federal, decide  usar el recurso de Impugnación para evitar cumplir ese ordenamiento.

 

Esto nos habla claramente de que la prioridad de este Gobierno, no es procurar la salud y evitar de algún modo que la pandemia se propague, mucho menos evitar mas decesos por COVID-19, sino únicamente, cumplir los  designios del Titutlar del Poder Ejecutivo Federal, quien dijo que no se vacunaría a esta población.

Muy cuestionable ese decreto, ya que viola los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes, a recibir una buena atención médica, y deja sin efecto el propósito de tener una Secretaría de Salud, que lejos de procurar y velar por el bienestar de todos, sirve únicamente para las ordenes de un solo hombre.

Lo más preocupante, es ver que ni la ciudadanía afectada, en este caso los padres de los menores de edad, ni los políticos de oposición se opusieron  severamente, no hubo marchas, no hubo reclamos severos, no hubo paros en el sector salud tampoco apoyando  a los ciudadanos ante tal atrocidad, no, todos permanecen callados, quejándose  pero desde su lugar.

Y mientras la pandemia, sigue latente, no se reduce, y se prevé que esté lista para un repunte, lo que se llamaría la 4ta. Ola.

Así de terrible e infame es lo que hoy los mexicanos vivimos, sin un Estado que vele por ellos, y sin ciudadanos que reclamen sus derechos.

 

 

Alethia Hernández B.