La recuperación de cuatro planteles de la zona se desarrolló a partir del “Modelo Social” implementado por la Fundación.  El proyecto contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. La UNESCO en México documenta el proceso de diseño y de construcción de hábitats educativos del siglo XXI.

 La Fundación Alberto Baillères, el Gobierno del Estado de México, autoridades municipales y habitantes de Ecatepec, así como la representación de la Oficina en México de la UNESCO, inauguraron el Complejo Educativo “La Presa”, que acoge a más de 2 mil 600 estudiantes de preescolar, primaria, secundaria y preparatoria,  cuyos planteles resultaron afectados por los sismos del 8 y el 19 de septiembre del 2017.

La rehabilitación de la Primaria “Amado Nervo”, del Jardín de Niños “Benito Juárez”, la Preparatoria Oficial 110 “Alfredo Ramírez Sánchez” y la Escuela Secundaria Técnica Industrial y Comercial (ESTIC) N° 120 “Mario Molina Henríquez”, fue posible gracias a la iniciativa “Modelo Social para el fortalecimiento de comunidades educativas” que la Fundación Alberto Baillères emprendió en respuesta a la necesidad de reconstruir la infraestructura física educativa dañada.

Este Modelo, que la Oficina en México de la UNESCO documenta desde el 2019, tiene como eje principal el trabajo y la toma de decisiones entre la comunidad, el gobierno, la sociedad civil y los organismos internacionales; a partir del él, en el 2018 la Fundación Baillères diseñó y reconstruyó los espacios educativos ubicados en la Colonia La Presa y, una de las zonas de más alta vulnerabilidad social del Municipio de Ecatepec, en el Estado de México.

A partir de una propuesta arquitectónica innovadora y de co-creación con la comunidad, se incluyeron en la rehabilitación espacios de calidad para el trabajo académico, áreas para la convivencia y el trabajo comunitario entre estudiantes, docentes y familias.

Como resultado de consultas a familias y estudiantes, y de un conjunto de experiencias participativas, se recuperaron también áreas de juego y se crearon instalaciones para el acceso de personas con necesidades especiales, conforme a la Meta 4a del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4. Los cuatro planteles del Complejo educativo “La Presa” se unen a través de un andador comunitario.

La ceremonia de inauguración se llevó a cabo en la explanada central de la primaria “Amado Nervo”, ubicada a unos metros del sitio donde se fundó el plantel original, durante los años 80.

Presidieron las actividades el Gobernador del Estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, el Presidente Municipal de Ecatepec, Fernando Vilchis Contreras, el Presidente del Consejo de Administración de Grupo Bal y Vicepresidente de la Fundación Alberto Baillères. Alejandro Baillères Gual, la Directora General de la Fundación Alberto Baillères, Rosy Gluyas y la señora Patricia Sánchez Pedraza, madre de familia del municipio de Ecatepec de Morelos.

La rehabilitación de los planteles, dijo el Presidente Municipal, ha permitido echar a andar dinámicas de participación y de corresponsabilidad en la zona para la creación de condiciones adecuadas para acudir a la escuela.

“En esta importante labor la suma de esfuerzos es fundamental, ya que no sólo se refiere al acuerdo y la coordinación entre los diferentes niveles de gobierno sino también resulta clave la participación de la sociedad, a través de las organizaciones altruistas como la que encabeza nuestro amigo Alberto Baillères”, enfatizó Fernando Vilchis.

Para la Directora General de la Fundación Baillères, la Dra. Rosy Gluyas, el proyecto permitió crear lazos de confianza, de respeto y de solidaridad con y entre la comunidad, con las autoridades locales y, sobre todo, ofrecer una mejor oportunidad de desarrollo para las y los estudiantes de Ecatepec.

Recordó la voluntad expresada por el personal docente y las familias de la primaria “Amado Nervo’” para reconstruir la escuela que hace casi 40 años muchos de ellos ayudaron a forjar en el terreno compartido con un árbol Pirul, que hoy queda como símbolo.

“El mensaje para la Fundación fue claro, fue contundente: nada nos va a detener como comunidad. En aquel momento, la voluntad humana por continuar impulsando a través de la educación la vida de los niños y niñas tuvo mayor significado que las tablas caídas… No existían pretextos para tener el sueño de seguir aprendiendo”, dijo Rosy Gluyas.

Agradeció a don Alberto Baillères, por haber estado presente en todo momento, en cada idea, en cada decisión en todo el proceso de diálogo, escucha y co-creación con la comunidad “Don Alberto Baillères refrenda hoy, su compromiso y amor por México, con la firme creencia de que la educación es un motor de transformación para lograr impulsar el gran potencial y el desarrollo humano de todos nosotros como individuos íntegros, entrelazados como mexicanos para poner muy en alto la grandeza de México” compartió con todos los asistentes Gluyas.

En representación de las madres de familia de la comunidad, quienes fueron un motor fundamental en este proceso de reconstrucción, Patricia Sánchez Pedraza agradeció a las autoridades y a la Fundación el apoyo que han brindado y pidió a los presentes hacer un reconocimiento a todas las madres de familia que lograron impulsar a la comunidad de “La Presa” para lograr este objetivo.

“Nos comprometemos a cuidar y preservar las herramientas que hemos recibido, porque no sólo es un edificio, sino que son lazos de confianza. Estamos construyendo una comunidad más sólida más fuerte”, destacó Patricia Sánchez.

En su oportunidad, el Presidente del Consejo de Administración de Grupo Bal y Vicepresidente de la Fundación Alberto Baillères, Alejandro Baillères Gual, compartió con los asistentes las mejoras realizadas a los planteles, las cuales contribuirán a una convivencia sana.

Reconoció “la fuerza y voluntad de esta comunidad” que sirvió de inspiración para el diseño de espacios el corredor peatonal que une a los planteles y en que se narra la historia del nacimiento y evolución de este complejo educativo.

Asimismo, hizo un llamado a que esta ceremonia de inauguración “sirva para unir voluntades y propósitos en favor del desarrollo de esta comunidad educativa, y para mostrar que la suma de esfuerzos permite el logro de grandes retos”.

Finalmente, el Gobernador del Estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, recordó los graves daños que sufrieron más de 4 mil 900 escuelas de la entidad, entre ellas las que hoy integran el Complejo Educativo “La Presa”, y cuyas actividades tuvieron que llevarse a cabo en aulas provisionales durante más de dos años.

“No nada más se trató de una reconstrucción a partir de tabiques y de hacer una escuela nueva; se logró una integración de la comunidad y se logró hacer que este espacio, en lugar de ser tres o cuatro escuelas distintas se convirtieran en un complejo educativo y en un orgullo para toda la comunidad, en donde todas y todos ustedes lo hicieron suyo porque todas y todos hicieron un gran esfuerzo”, enfatizó el Gobernador.

Con el Modelo Social, la Fundación Alberto Baillères y la UNESCO en México trabajan en el diseño y la construcción de hábitats educativos del siglo XXI.

Esto implica hacer de las escuelas un lugar para el desarrollo y cuidado de todas las personas que conviven en ellas, fomentar procesos participativos y la co-construcción de entornos educativos inclusivos.

De este modo, ambas instancias contribuyen al logro de la Agenda 2030 y promueven el ejercicio del derecho a la educación de todas las personas, especialmente de quienes requieren mayor apoyo por sus condiciones de vulnerabilidad