Anoche en el festival Astroworld, justo cuando el rapero Travis Scott estaba en el escenario una multitud de gente provocó una estampida  dejando al menos ocho personas fallecidas y  otras resultaron heridas.

“La multitud comenzó a agolparse en la parte delantera del escenario. Esto creó un movimiento de pánico que provocó que hubiera gente herida”, dijo el responsable de los bomberos de Houston, Samuel Peña, en una rueda de prensa.

Al menos 17 personas fueron trasladadas al hospital y 11 de ellas habían sufrido un paro cardíaco, según este responsable.

Los sobrevivientes describieron caóticas escenas, con personas aplastadas y otras luchando por respirar, según recoge el Houston Chronicle, un medio local.

La policía de Houston y el personal de seguridad del evento detuvieron el concierto “tan pronto como la situación llegó al punto en que los recursos estaban abrumados”, pero para entonces “el daño ya estaba hecho”, afirmó Peña.

El alcalde de Houston ofreció sus condolencias a los seres queridos de las personas que fallecieron.