Personas que resultaron damnificadas por las inundaciones de septiembre en este municipio hacen fila hoy en el auditorio municipal José María de los Reyes, donde se entregarían apoyos federales por 35 mil pesos.

No obstante, hay tensión en el lugar debido a que quienes acudieron por la ayuda están recibiendo únicamente 10 mil pesos y no los 35 mil que se habían anunciado.

Sin mayor explicación, los servidores de la nación despachan a los beneficiarios con recibos de pago impresos con sus nombres y que, de no aceptarse, no pueden recibirse otro día, pues sólo se fijó este viernes para la entrega.

De esta manera, familias necesitadas ya han salido del auditorio con recibos de transferencia por 10 mil pesos, sin saber qué hacer para que se cumpla lo pactado por el gobierno federal.

El caos inició desde esta mañana, cuando el auditorio municipal permanecía cerrado a la hora en que fueron citados los beneficiarios, presuntamente debido a que al alcalde Manuel Hernández “no le avisaron” sobre la entrega de beneficios.

Numerosas personas permanecieron formadas por largo rato hasta que el gobierno municipal abrió el sitio para que iniciara la entrega.