El secretario de Finanzas y Planeación del Gobierno del Estado, José Luis Lima Franco, en entrevista expuso que hoy en día la deuda estatal no es problema para Veracruz, ya que es sostenible.

Explica que gracias a la austeridad, a la contención del gasto y a la disciplina financiera
“hemos podido ir reduciendo la deuda, y hoy en día podemos decir que la deuda en
Veracruz está en un nivel sostenible; hoy en día la deuda no es un problema para
Veracruz”.

No obstante, recuerda que es precisamente este problema de adeudos lo que originó
crisis en las pasadas administraciones, debido al descontrol en el tema financiero.
“Había un total descontrol en el tema financiero; hubo un descontrol con el tema de
proveedores, contratistas, municipios: todos recordamos aquellas manifestaciones de
alcaldes que tomaron incluso el Palacio de Gobierno porque no se les pagó a sus
administraciones sus recursos federales; la toma-manifestaciones de proveedores/contratistas donde incluso quemaron vehículos en la Secretaría de Finanzas…
Otro sin fin de temas como el SAT que hemos estado pagando gracias a la disciplina
financiera, a la austeridad, a la contención del gasto y sobre todo a la lucha contra la
corrupción”

Y sobre esto enfatiza Lima Franco: ya no hay gastos para vehículos de lujos, de seguros
médicos mayores, ni otros excesos que existían en el pasado.

“Con todas estas políticas que se implementaron desde el inicio de la administración, por
instrucción del gobernador del estado hemos venido saneando el estado; esa ha sido la
instrucción del gobernador: sanear las finanzas y hemos trabajado en ese sentido. Hemos fortalecido el tema de las pensiones, que también es un tema muy sensible para Veracruz”, subrayó

Insiste en que al no haber un problema de deuda o ser esta sostenible para las finanzas
veracruzanas, a los empleados de gobierno, maestros y pensionados no se les va a dejar
de pagar su dinero.

Y es que de acuerdo al secretario, la opacidad y falta de transparencia generaron mucha
incertidumbre en lo que realmente se debía en Veracruz. No había una certeza de lo que
se debía.

En este sentido, dijo que todavía se está llevando a cabo un proceso de depuración con
el tema de los proveedores y contratistas, a quienes se llegó a deberles hasta 20 mil
millones de pesos.


Con información de Cadena Veracruz


Sobre esto, indica que se han estado realizando una revisión exhaustiva con la
Contraloría General del Estado para cotejar contratos y si realmente son servicios u
obras que se tienen qué pagar y si se realizaron.

Actualmente, según Lima Franco, sumado a los compromisos bancarios, la deuda del
estado rondaba al inicio del gobierno en 59 mil millones, pero al corte de diciembre será
de alrededor de 54 mil millones.

Lo anterior también ha ayudado a que Veracruz tenga una mejor calificación de las
finanzas, opiniones que han expresado firmas calificadoras como HR Ratings, y que
permiten al estado tener una mejor imagen ante bancos o instituciones crediticias, así
como dar confianza plena del manejo de los recursos públicos.

En la misma entrevista para la televisora, acompañan al secretario Ricardo Gallegos
Miranda y Roberto Ballinez Ambriz, representantes de HR Ratings, calificadora mexicana
con presencia internacional, dedicada al análisis crediticio.

Ballinez Ambriz explica que una calificadora es un “tercero independiente que emite una
opinión independiente acerca de temas crediticios en este caso del estado de Veracruz,
pero también emitimos opiniones para corporativos o para proyectos de infraestructura y
en pocas palabras es eso: analizamos en este caso las cuentas públicas como podríamos
analizar los estados financieros de una compañía, y de acuerdo a nuestras metodologías
que son transparentes y son públicas, emitimos una opinión.

En el caso de HR Ratings, dicha empresa ha estado trabajando con el gobierno de
Veracruz desde el año 2008.

De esto, Ballinez Ambriz destaca que el propio secretario Lima Franco ha estado “muy al
pendiente, siendo muy transparente con la información”, enviando los números porque
ese es el insumo del análisis de la calificadora.

“Ciertamente esta opinión puede ir cambiando a lo largo del tiempo, porque por
supuesto si los números van mejorando, nuestra opinión puede ser mucho mejor que,
digamos, bajo otras circunstancias; entonces la relación (entre gobierno y calificadora)
es muy continua, es muy dinámica; en ese sentido, insisto, hemos estado con el estado
de Veracruz en estos altibajos y en el presente sí hemos sido muy sensibles a este tema
de los cambios que menciona el secretario”.

Ricardo Gallegos Miranda, también representante de HR Ratings, explica que más a
detalle lo que es la calificación que se hace al estado de Veracruz: “lo que hacemos es
precisamente evaluar financieramente cuál es el desempeño de esta entidad: su nivel de
endeudamiento, qué tanto déficit o superávit tienen en sus finanzas públicas, la
composición del tipo de deuda, si es de largo o corto plazo, el nivel de pasivo circulante y
las contingencias”.

“Nosotros empezamos a operar hace 14 años, y el primer estado con el que empezamos
a participar fue con el estado de Veracruz en el primer año. En 2008 el estado el estado
empieza un proceso, en ese entonces, muy agresivo de endeudamiento; empieza a sacar
emisiones bursátiles, créditos directos, emisiones con municipios que a la fecha existen
todavía y arrancan con ese punto. A partir de 2010 a 2014 se degrada la calificación de
niveles RHA+ a BBB+ (…) De 2015 a 2016, logran estabilizar un poquito las cosas y se
incrementan la calificación (…) Sin embargo, particularmente en 2016, a finales de 2016,
y los años 2017 y 2018, pierden el grado de inversión”.

Explica que hay 19 escalas de calificación, donde la más alta es la AAA, que la más alta
calidad crediticia y abajo de BBB es el no grado de inversión.

Pero lo más grave, enfatiza, es que dejaron de dar información de cuenta pública y ese
tipo de alertas hacen perder el grado de inversión. A lo anterior se suman señales de
deuda con una velocidad acelerada y un impresionante pasivo circulante que no se podía
explicar con movimientos contables.

Ricardo Gallegos revela que para los años 2018 a 2020 regresa el estado de Veracruz a
un grado de inversión, lo que denota una estabilidad financiera y la desactivación de
factores como aceleración y vencimiento de deuda, lográndose reestructurar.

Destaca que actualmente en 2021, hubo un incremento importante en la calificación, que
es una buena señal al mercado.

Sobre este tenor, puntualiza que existen dos actores en el mercando financiero que
utilizan estas señales: el puramente financiero, como los bancos, que pueden dar
financiamiento u opciones de crédito al Gobierno de Veracruz de acuerdo a la opinión
emitida por la calificadora. En este sentido, con calificaciones mas altas, pueden tener
mejores condiciones financieras.

La otra parte son los inversionistas: empresas que por las características del estado
deciden participar y ven una calificación alta en términos de calidad crediticia, que
además revelan fortalezas y practicas que también se ven reflejadas en el actuar
financiero.

En el caso de los ciudadanos de a pie, con esto puede saber o inferir cómo se encuentra
su estado y su municipio. si tiene o no una calificación alta