México es un bastión cultural en todos los aspectos posibles, nuestras tradiciones y festividades nos han ganado un lugar como uno de los destinos turísticos más importantes del mundo. Una de las fechas más importantes en nuestro país es la celebración del Día de Muertos, dónde recordamos a nuestros seres queridos que ya han partido al más allá.

Así mismo, es bien sabido que esta es una tradición que se remonta desde tiempos prehispánicos, y que fue adaptada de igual forma por los españoles. Sin embargo, pocos saben el verdadero origen de esta celebración y la importante relación que tiene con el viaje al Mictlán, o el inframundo según los aztecas.

Mictlán, el reino de los muertos

Conocido por ser el reino de los muertos según las creencias prehispánicas, este se encontraba bajo el mando de Mictecacíhuatl y Mictlantecuhtli, las deidades vigilantes. Al mismo tiempo, este viaje que hacen los muertos se caracteriza por estar plagado de una serie de obstáculos y pruebas que las almas de las almas deberán sortear para conseguir el descanso eterno.

También te puede interesar
¿Día de Muertos y de todos los santos solo en México?

Representación del viaje al inframundo según los aztecas
Representación del viaje al inframundo según los aztecas

Dentro de esta pruebas, los vivos apoyan a sus seres queridos realizando un ritual en el que se ofrendaban los objetos de los fallecidos. En este, el cuerpo era simbólicamente alimentado con los platillos favoritos de la persona. Posteriormente, luego de cuatro días, el cuerpo era trasladado al lugar dónde se iba a cremar o enterrar.

Nace una nueva era tras la invasión europea

Tiempo después, con la llegada de las primeras poblaciones europeas a nuestro continente, este ritual sufrió poco a poco un proceso de aculturación. En este punto, la fiesta al dios del inframundo, se unió a la celebración de los muertos, reinventándose en este lapso la manera en la que se realizan estos rituales, teniendo variaciones importantes dependiendo de la región de nuestro país.

Finalmente, algunas cosas no cambiaron dentro de esta celebración, pues hasta hoy se continúan ofreciendo los platillos que nuestros seres queridos más disfrutaron en vida.