¿Qué son los agujeros Negros? Desde que se planteó la existencia de este fenómeno cósmico, mucho se ha especulado a cerca de su origen y lo que realmente son. Por otra parte, han sido un gran número de científicos los que han buscado darle una definición concreta a estos devoradores del cosmos. Esta vez, en Cadena Política te invitamos a conocer un poco más sobre estos colosos del universo.

También te puede interesar
Facebook cambiará de nombre ¿Por qué?

¿Qué son los agujeros negros y qué características tienen?

Para este punto cabe destacar que un gran número de investigadores coinciden en que un agujero negro es un fenómeno espacial cuya fuerza de gravedad es superior a toda la conocida. Este fenómeno posee una atracción gravitacional tan poderosa, que las teorías indican que ni siquiera las partículas de luz pueden escapar de este.

Por otra parte, hoy con los avances logrados en la observación espacial, se sabe que los agujeros negros nacen después de la muerte de una estrella. posterior a las supernovas, aparecen estos colosos, devorando todo lo que se encuentra en su camino, tal y como se pudo observar en la película de Interestelar.

De esta forma, coloquialmente se puede decir que estos fenómenos son el cadáver, o los restos de lo que alguna vez fueron estrellas. Así mismo, se les dice negros porqué no emiten o reflejan ningún tipo de luz.

¿Qué pasa dentro de un agujero negro?

Si bien, hasta hoy no se sabe qué es lo que pasa con certeza dentro de un agujero negro, existe un  gran número de teorías sobre esto.

Al entrar en uno de estos colosos, pueden suceder dos cosas. La primera es que tu cuerpo quede incinerado al instante por las altas temperaturas. Lo segundo es que al entrar al corazón de un agujero negro, las leyes de la física pierden todo sentido. Pues una vez dentro, se pierde la noción del tiempo y el espacio.

¿Cuál es el agujero negro más cercano a nuestro planeta?

El más cercano de estos fenómenos se encuentra a unos mil años luz de distancia (9500 mil millones de km aproximadamente). Este se ubica en el sistema solar HR 6819 en la constelación Telescopium, descubierto apenas durante el año 2020.

Por último, cabe resaltar que este gigante se encuentra tan cerca de nuestro planeta, que de no ser por las condiciones climáticas, se podría observar a simple vista en el cielo.