Un grupo internacional de científicos con participación del Instituto de Astrofísica de Andalucía descubrió cómo, en un estudio, que se publicó en la revista Nature, en el que se informa del hallazgo de un sistema formado por una estrella enana blanca y un planeta similar a Júpiter, que permite vislumbrar el posible futuro del sistema solar y pese a el Apocalipsis, hay esperanzas de sobrevivencia.

Fuera gracias al análisis de alta resolución obtenidas por el observatorio Keck de Hawái que los investigadores determinaron que la enana blanca recién descubierta tiene un 60 % de la masa del sol, y que su exoplaneta es “un mundo gaseoso gigante” con una masa un 40 % mayor que la de Júpiter.

Además, ese mundo gira sobre órbita amplia, a una distancia mínima de unas tres veces la que existe entre la Tierra y el Sol, por lo que sus similitudes con nuestro sistema podrían ser bastantes.

Los expertos calcularon que dentro de unos 5 mil millones de años el Sol comenzará su etapa de gigante roja al agotar su combustible y se hundirá bajo su propio peso, por lo que las capas externas se calienten y se dilaten, engullendo las órbitas de Mercurio, Venus y, quizás, la de la Tierra provocando así el principio final de todo en nuestro sistema.

Los científicos creían que los planetas de tipo joviano podían sobrevivir a la muerte de sus estrellas, pero la evidencia era casi nula, pero con este hallazgo se confirma que los planetas que orbitan a una distancia suficientemente grande pueden seguir existiendo después de la muerte de su estrella, de acuerdo con Joshua Blackman, autor principal del estudio e investigador de la Universidad de Tasmania.

“Este sistema es un análogo a nuestro propio sistema solar y sugiere que Júpiter y Saturno podrían sobrevivir a la fase de gigante roja del Sol”, agregó.

Al respecto, la investigadora del Instituto de Astrofísica de Andalucía Camilla Danielski, quien también participó en el hallazgo, detalló que “el 97 % de las estrellas de nuestra galaxia se convertirán en enanas blancas y este descubrimiento y los que le sigan nos permitirán vislumbrar el futuro de los exoplanetas”.