En un vistoso acto que duró más de cuatro horas, la Armada de México conmemoró ayer 200 años de existencia. La ceremonia en el puerto de Veracruz fue encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador como comandante supremo de las fuerza armadas.

Contó con una muestra de las labores de búsqueda y rescate en el mar con la ayuda de un helicóptero y embarcaciones, así como un desfile en el malecón en el que participaron 2 mil 749 elementos de la Marina. Posteriormente, en la antigua fortaleza de San Juan de Ulúa se proyectaron videos, acompañados de la banda sinfónica de la Marina y fuegos artificiales.

El mandatario destacó las acciones de la Armada en la defensa del territorio ante los intentos de reconquista española, y en varios momentos históricos del país, así como en el auxilio a la población ante desastres naturales.

“Nuestros soldados del mar conforman un agrupamiento que no tiene un carácter ofensivo, y que no ha participado nunca en incursiones contra otros países, sus misiones históricas principales han sido garantizar, junto con el Ejército y la Fuerza Aérea, la integridad territorial y la seguridad nacional al interior de México”, subrayó.

La ceremonia fue dividida en dos momentos. En el primero se llevó a cabo un simulacro de rescate en el mar. Luego, en el desfile, sobrevolaron nueve aeronaves coordinadas, incluidos cuatro helicópteros con banderas. Además, marcharon, junto con unidades blindadas de la dependencia, los integrantes del contingente naval que agrupó a integrantes de diferentes unidades y establecimientos, mismos que participaron en el desfile del 16 de septiembre en la Ciudad de México.

Acompañado de su esposa, Beatriz Gutiérrez, el jefe de Ejecutivo presenció el desfile, junto con los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados, los titulares de varias secretarías y los gobernadores de Veracruz, Oaxaca y Baja California Sur.