Aunque las autoridades de Alaska usualmente suelen pedir a la población que esté alerta ante la presencia de osos y alces salvajes, recientemente han tenido que sumar un nuevo animal a sus advertencias: se trata ni más ni menos que de las nutrias de río.

Y es que, de acuerdo con informes de medios locales, recientemente dichos animales han atacado a personas y animales en sitios al aire libre de la ciudad.

De hecho, hace dos semanas un niño de 9 años fue trasladado a urgencias para vacunarlo contra la rabia, luego de ser mordido cerca de un estanque de patos, frente a Dowling Road en East Anchorage.

“Alrededor de las 7 de la tarde, mi hija mayor me llamó y pensé que estaba bromeando cuando dijo: ‘Mamá, una nutria mordió a Ayden Y yo contesté. ‘¿Qué quieres decir con una nutria?’”, dijo Fernández a Anchorage Daily News.

Ante la incredulidad de la madre, su hija de 13 años la llamó por FaceTime y le mostró a Fernández las lesiones.

Al respecto, el Departamento de Caza y Pesca comentó que este no fue un caso aislado pues, la semana pasada, otra mujer fue mordida mientras rescataba a su perro de un grupo de nutrias de río en University Lake Park.

¡Terror en Alaska! Nutrias atacan a niños y perros

Aunado a ello, en otra zona del mismo lago fue mordido otro “lomito”. Por lo anterior, las autoridades piden a la gente que tenga mucho cuidado cuando esté cerca de los ríos, arroyos y lagos.

“Debido al riesgo para la seguridad pública, se harán esfuerzos para localizar a este grupo de nutrias de río y retirarlas. Se tendrá cuidado de trasladar sólo a aquellas que presenten estos comportamientos inusuales”, aseguró el Departamento de Caza y Pesca.

  • ¿Realmente es un comportamiento inusual?

De acuerdo con expertos, las nutrias marinas (Enhydra lutris) son violentas; pues incluso hace poco se descubrió que son capaces de violar hasta la muerte a los cachorros de foca de la bahía donde conviven.

Asimismo “raptan” a algunas hembras desprotegidas a quienes también violentan hasta la muerte.

Además, en abril investigadores del Humboldt y la Fundación Omacha grabaron el momento en que una nutria atacaba a una iguana para comerla.