La Dirección de Limpia contempla una campaña de concientización ciudadana, ante la grave detección de una falta de cultura por la limpieza, lo que impide tener una ciudad aseada pese al trabajo que desarrolla el personal esta dependencia municipal.

“Estamos trabajando diariamente en limpieza de calles y avenidas de la ciudad y parece increíble, pero pasas al día siguiente y ya está sucia de nuevo, por lo que vamos a tener que incidir profundamente en el tema de la cultura de la limpieza, sensibilizar a los ciudadanos de Juárez para que nos ayuden a mantener limpia las arterias y banquetas”, dijo Gibran Solís, director de Limpia.

Comentó que se está contemplando la realización de alguna campaña con el apoyo de los medios de comunicación, donde estén involucradas las dependencias municipales, ya que tiene que ser un impacto bien orquestado para poder tener resultados a corto, mediano y largo plazo.

Indicó que de no hacerse esta concientización ciudadana, entonces no habrá recursos económicos suficientes que alcancen para mantener limpia la ciudad, además de que si no se deja de tirar la basura en lugares inadecuados, este comportamiento se heredará de unos a otros.

“Esta falta de cultura es grave porque la estamos percibiendo en todas las generaciones. Se tiene la idea de que si educábamos a las pequeñas generaciones, ellos nos iban a educar a nosotros, pero hoy en día nos damos cuenta de que no ocurre así”, expresó.

El director de Limpia dijo que también se puede ver en esta falta de cultura, una oportunidad para educar a todas las generaciones.

Solís manifestó que es grave este problema porque se sabe que todo cambio cultural no se da rápido, incluso, puede pasar una generación para lograr esa transformación.

“Tan solo basta un ejemplo, el cubrebocas. En cualquier centro comercial o tienda de autoservicio te vas a encontrar algún cubrebocas tirado en el piso”, señaló.

“Si en un tema tan delicado como es la pandemia, donde debemos cuidarnos para evitar el contagio, vemos tirados esos artículos como si fuera una botella de refresco, imagina el tamaño del problema, ya que denota que no se tiene la capacidad ni la sensibilidad para distinguir lo que estamos haciendo”, expresó.