El Banco de México (Banxico) incrementó su tasa de interés de referencia en 0.25 puntos porcentuales para ubicarla en 4.75%, en su tercer incremento consecutivo en vista de persistentes riesgos al alza para la inflación.

Ante ello explicó: “A fin de evitar dichos riesgos se consideró necesario reforzar la postura monetaria, ajustándola a la trayectoria que se requiere para que la inflación converja a su meta de 3%” anual, +/- un punto porcentual”.

Ante su decisión, consideró que:  “presiones inflacionarias globales y cuellos de botella en la producción” continúan afectando a la inflación general y subyacente (que no incluye precios muy volátiles) de México, que se ubicaron en 5.87% y 4.92% respectivamente, hasta la primera quincena de septiembre.

Banxico revisó al alza sus pronósticos para la inflación, en particular los de corto plazo, pero mantuvo la expectativa de que retorne al objetivo hacia finales de 2022. Estima que la inflación general se ubique en 6.2% anual al cuarto trimestre del año desde el 5.7% previo

“Si bien se prevé que los choques que han incidido en la inflación sean transitorios, por la diversidad, magnitud y el extendido horizonte en el que la han afectado, pueden implicar riesgos para la formación de precios y las expectativas de inflación”, reconoció la institución.

El incremento fue decidido en mayoría por cuatro de los cinco miembros de la junta de gobierno. El voto disidente estuvo a favor de mantener la tasa en 4.50%.

Banxico había iniciado en agosto de 2019 un ciclo de recortes en la tasa de interés que se extendió durante 2020 a medida que la pandemia del coronavirus golpeaba la economía mexicana, la segunda más grande de América Latina después de Brasil.

Pero los precios al consumidor han ido en aumento durante los últimos meses.

La economía mexicana se desplomó 8.5% en 2020 afectada por la pandemia. Tanto el banco central como el gobierno esperan un repunte de entre 6% y 6.5% en este año.