En Turquia un habitante de nombre,  Beyhan Mutlu, fue reportado como desaparecido. Fueron sus amigos quienes levantaron la búsqueda.

De acuerdo a declaraciones,  se encontraban juntos bebiendo en el bosque, de un momento a otro, Beyhan desapareció.

Cuando iniciaron el rastreo y rescate Mutlu, se unió al grupo ya que quería ayudar a la persona extraviada. Sin embargo, tiempo después descubrió que el equipo de búsqueda intentaba encontrarlo.

Esto luego de que uno de los oficiales gritó su nombre y el hombre le dijo que estaba justo a su lado. En ese momento todos se dieron cuenta de que no estaba perdido, sólo estaba ebrio.

Algunos oficiales se mostraron divertidos, otros consideraron que la búsqueda había sido una pérdida de tiempo.

 

Posteriormente, le tomaron su declaración, se aseguraron de su estado médico/psicológica y finalmente fue trasladado a su casa.

Por su peculiaridad dicho su caso se hizo viral en redes sociales.