No existe reinserción social en Quintana Roo para quienes logran obtener su libertad después de purgar una pena, la falta de oportunidades de empleo y la necesidad de mantener a sus familias los orilla nuevamente a delinquir o tomar una salida fatal.

Ha intentado buscar un empleo, pero uno de los requisitos en las empresas ha sido los antecedentes no penales, mientras que las pequeñas empresas apenas sobreviven con el mínimo de personal debido a su precaria economía generada por la pandemia del Covid19.

Esta situación ha causado que muchos decidan delinquir, incluso en delitos de alto impacto mientras que otros no resisten la presión y deciden tomar la puerta falsa.