El Banco de México puso en circulación tres monedas conmemorativas de 20 pesos de curso legal bimetálicas que se pueden usar para cualquier pago y tres más que son de colección, acuñadas en plata.

Las nuevas piezas tienen tres motivos de celebración: los 500 años de la memoria histórica de México Tenochtitlán, los 700 años lunares de la fundación de la Ciudad de México- Tenochtitlán; y el Bicentenario de la Independencia Nacional. Son monedas que

Las tres monedas son bimetálicas, por su aleación de alpaca plateada con un anillo perimétrico de aleación bronce-aluminio. Son de curso legal y fueron diseñadas bajo características establecidas por el Congreso de la Unión, explicó el Director de Emisión de Banco de México y Cajero Principal de la Fábrica de Billetes, Alejandro Alegre.

“Las características de los billetes son definidas por la Junta de Gobierno del Banco de México, mientras las que tienen las monedas son precisadas por el Congreso de la Unión”, subrayó.

En efecto, conforme al artículo 13 de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos, la fabricación de moneda metálica es ordenada por Banco de México, previa autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Para el caso específico de la moneda que conmemora los 700 años lunares de la fundación de México – Tenochtitlán, el decreto salió publicado en el Diario Oficial de la Federación del 8 de junio de este año, precisó el funcionario en entrevista.

Informó que el Banco de México ordenó la fabricación de 41 millones de piezas de las nuevas monedas de 20 pesos, que se distribuirán desde el 28 de septiembre en todo el país, a través de los bancos.

Poco más de la mitad, esto es 21 millones de piezas, fueron ordenadas para conmemorar el bicentenario de la Independencia Nacional; 10 millones más están dedicadas a celebrar los 700 años lunares de la fundación de México Tenochtitlán, y otros 10 millones de piezas fueron asignadas para los 500 años de la memoria histórica de México-Tenochtitlán.