“Por mi raza hablará el espíritu”

 

 

México cuenta con la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Esta comunidad promueve la integración y desarrollo de los 32 países que integran América Latina y el Caribe. Fue creada el 23 de febrero de 2010 en sesión de la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe, en Playa del Carmen, México.

La reciente reunión de la CELAC se llevó a cabo el 18 de septiembre de 2021 y los temas mas importantes a destacar fueron los siguientes: El lanzamiento de la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio (ALCE), la creación de un fondo de desastres para América Latina, dados los impactos del cambio climático. “Debido a la demora de los fondos que nos ofrecieron los países desarrollados, ya creamos uno y aunque parece una suma modesta, hemos recaudado más de US$ 15 millones para ponerlo en marcha”, afirmó el canciller de México, Marcelo Ebrard.

Asimismo, el presidente de México, López Obrador, pidió a EE.UU terminar el bloqueo a Cuba, expresó que la CELAC podría convertirse en un instrumento para consolidar las relaciones entre los países de América Latina y el Caribe. “Es el momento de terminar con el letargo y plantear una nueva y vigorosa relación entre los pueblos de América, me parece que es tiempo de sustituir la política de bloqueos y de malos tratos por la opción de respetarnos, caminar juntos y asociarnos por el bien de América sin vulnerar nuestras soberanías”, dijo Obrador.

Sin embrago, este deseo de unidad no será  posible si los mandatarios siguen reticentes a comprender las dificultades de la región como un conjunto, la unión hace la fuerza, aun así, los mandatarios de Paraguay y Uruguay se dicen preocupados. El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benitez , dijo no reconocer al gobierno de Nicolás Maduro y el de Uruguay, Luis Lacalle Pou, afirmó que ve gravemente lo que ocurre en Cuba, Nicaragua y Venezuela”.

La nula unión latinoamericana repercute negativamente en el progreso y desarrollo de estás Naciones. No sé puede continuar pensando de manera individual, ya que la región tiene en común problemas de estructura propios de los países en desarrollo y ex colonias. Aunque no se acepta, aún queda una desigualdad muy profunda y no se puede progresar si no se reivindica que la solución a nuestros problemas como región, no vendrá de modelos políticos y económicos concebidos en otras latitudes. Se deben crear proyectos en conjunto para nuestras realidades como latinos y caribeños. Aún existen heridas de racismo y clasismo muy arraigadas en el pensamiento colectivo. Hasta que el latinoamericano y caribeño se asuma como actor principal de su futuro, dejará de querer copiar a los países desarrollados dinámicas colectivas que jamás funcionaran en nuestra región. Debemos hacer valer nuestros conocimientos y estar orgullosos de nuestros pueblos, impulsar un bienestar verdadero para las generaciones futuras.

Termino este escrito, citando el lema de una de las universidades más importantes de América Latina y el Caribe, la UNAM, “Por mi raza hablará el espíritu”. Lema pertinente para esta reunión de la CELAC, que debe de hacer valer lo que la región necesita en verdad, y despojar  egos políticos.

Araceli Fuerte Carbajal