Esta mañana los reflectores se encontraban apuntando al viejo continente. La razón, fue debido a que Raúl Jiménez, artillero de los Wolves, nuevamente se ha reencontrado con el gol, esto tras más de 300 días de sequía y un largo proceso de rehabilitación tras el accidente sufrido en el que sufrió un fuerte contusión.

Justo al minuto 61, Jiménez se marcó en el arco rival, explotando el grito de Gol entre los aficionados que asistieron al estadio.

Así mismo, cabe destacar que el regreso de Jiménez a las canchas no fue sencillo, el choque de cabezas de con David Luiz le provocó una fractura de cráneo casi le cuesta su carrera en el fútbol, pero con una recuperación casi milagrosa el delantero volvió para esta temporada.