Alica Schmidt fue parte de la delegación alemana para los Juegos Olímpicos de Tokio, representando a su país en la pista de atletismo.

Sus participaciones fueron en la prueba de 4X400, pero lo que mas resalto sin duda alguna fue su belleza por lo que acaparó más focos.

No consiguió ninguna medalla, pero se fue de Japón con el título mediático de un medio australiano de ‘atleta más sexy del mundo’.

Cosa que no es para menos, ya que la impulso para convertirse en modelo y comenzar una carrera en este campo.

Schmidt ha apartado el deporte para desfilar en la Semana de la Moda de Milán con la firma Hugo Boss. A sus 22 años, la atleta comienza en el mundo del modelaje, pensando en un futuro que se antoja bastante prometedor alejada de las pistas.

“Estoy de muy buen humor y muy emocionada porque vuelo a Milán. Definitivamente serán días muy, muy bonitos. ¡El ‘Hugo Boss Fashion Show’ será el jueves y formaré parte de él!”, explicó la atleta en sus redes.

No voy a mentir, no estoy satisfecho con mis carreras de este año. Trabajé más duro que nunca antes, día tras día, supere mis límites en cada entrenamiento e hice tantos sacrificios. No fue un año fácil con mi infección por Covid-19 y ligamentos desgarrados, pero sin embargo, sé de lo que soy capaz y tengo hambre de más. Ahora, voy a tomarme un descanso y tengo muchas ganas de volver sintiéndome fresca y lista para entrenar duro de nuevo”. Parece que la moda tendrá que esperar para ser su trabajo a tiempo completo.