La Fiscalía General de la República (FGR), realiza una investigación en contra de 31 científicos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) por presunto lavado de dinero y delincuencia organizada, esta se derivó de una denuncia que señalaba la posible malversación de fondos, la cual “refiere la existencia de hechos con apariencia de delito”.

Alfredo Higuera Bernal, Fiscal Especializado en Materia de Delincuencia Organizada de la FGR México, declaró a medios de comunicación que no se pretende cuestionar la calidad profesional de los involucrados, y que tampoco se trata de ninguna persecución contra la comunidad científica y académica, “Es simplemente un tema judicial” resaltó.

Por su parte, el misterio público que lleva este caso ha encontrado avisos que pudieran señalar que existe un lugar a la configuración de otros delitos, como lavado de dinero.

El fiscal resaltó que entre 2011 y 2018, Conacyt transfirió más de 280 millones de pesos al Foro Consultivo Científico y Tecnológico, dicha acción presuntamente benefició a 31 académicos, científicos y exfuncionarios.

Detalló que al Foro Consultivo, por determinación de quienes dirigían el Conacyt, se le dio una connotación de organismo privado a través de la figura de asociación civil, cuando debiera ser un órgano interno para cumplir con los fines de asesoría, consultoría y opinión.

Además, a través de esta asociación se creó un “financiamiento” de operación de un ente privado, con una fuente presupuestal de una partida que estaría destinada solo a impulsar investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación.

A través de un comunicado el Conacyt, recordó que en 2019, notificó a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre mal uso de recursos públicos, duplicidad de atribuciones y mal uso de datos personales dentro del Foro Consultivo.

Además, aseguró que todo ese dinero se usó para sostener una amplia gama de personal administrativo y de investigadores, pero también para pagar gastos relativos a telefonía celular, viáticos, seguridad privada, gestión de redes sociales, seguimiento legislativo, servicio de bocadillos, etc.