En el estado de Yucatán, los últimos rayos del sol marcan el comienzo de la pesca, es el momento en que las mujeres bravas, las pescadoras nocturnas se lanzan al mar.

Ellas son las únicas mujeres pescadoras en San Felipe, Yucatán, quienes desde hace ocho años se juntan para buscar la pesca, cayendo la noche.

Sin más brújula que la Luna, y con una red de pesca casera, buscan mojarras, camarones y maxquil, una carnada especial que sirve a sus compañeras pescadoras durante la temporada de pulpo.

En medio de una pandemia que ha “hundido” al turismo, al empleo y los bolsillos, las pescadoras nocturnas de San Felipe, Yucatán, hacen del mar una oportunidad… noche, tras noche.