Ante la determinación de eliminar la objeción de conciencia por parte de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación, se requiere un presupuesto para construir las clínicas para abortar, declaró Federico Martínez líder sindical de médicos.

La Secretaría de Salud del Estado de Durango por obligación debe de buscar la construcción de las clínicas de aborto para desarrollar esta práctica y eliminar el problema de la objeción de conciencia.

En los hospitales generales o en las clínicas del sector salud público, no se puede obligar a los médicos para practicar el aborto a una mujer que decida ejercer este derecho autorizado por la SCJN.

Genera una disyuntiva por presión al médica, el practicar un aborto a una mujer que está completamente sana al igual que la vida que se desarrolla en su interior.

Prevalecer el respeto por las creencias de cada médico, situación que obligará a buscar una figura jurídica para protegerse ante la eliminación del derecho a la objeción de conciencia.

Situación que genera la importancia para establecer las clínicas públicas para abortar, en donde laboren médicos que estén de acuerdo con esta práctica.