En Italia, el sitio de subastas Bertolami Fine Arts puso a subasta un total de 17 piezas arqueológicas mexicanas, hecho que la Embajada de México en aquel país reprobó, por lo que lanzó un llamado a las autoridades italianas expresando su indignación.

A través de la red social Twitter, la Embajada de México en Italia informó que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) estimó que las piezas pertenecen al patrimonio arqueológico del país, por lo que expresaron su consternación por la venta de material arqueológico mexicano, “tanto cultural como legalmente”.

La representación diplomática de México informó que las piezas se descontextualizan y se comercializan como simples objetos decorativos, “dejando de lado su valor histórico y cultural”. Además, agregó que desde 1934 las leyes mexicanas prohíben la salida de ese tipo de bienes del país.

“Al no contar con los certificados de exportación, se entiende que las piezas arqueológicas fueron robadas y sustraídas ilegalmente de México”, dijeron las autoridades refiriéndose a los potenciales compradores de estas piezas de origen prehispánico, que también pudieran tratarse de falsificaciones o de reciente manufactura.