Cuauhtémoc Blanco, ex futbolista mexicano y político es acusado de desvío de recursos y lavado de dinero.

El gobernador de Morelos, así como tres familiares y funcionarios cercanos se presume se encuentran involucrados en una red de lavado de dinero, al ocultar el origen, propiedad y destino de recursos a través de la triangulación de cuentas bancarias.

Blanco fue denunciado ante la Fiscalía Anticorrupción de Morelos junto a su hermano Ulises Bravo, quien ahora dirige el Partido Encuentro Social en el estado; también se presume que su primo Edgar Riou, se encuentra involucrado, quien se desempeñó como su secretario particular y su colaborador Jaime Tamayo.

Tamayo habría realizado depósitos en tres bancos distintos: Inbursa, donde colocó 43.6 millones de pesos y retiró 40.2 millones; mientras que en Santander habría depositado 505.4 millones de pesos entre agosto de 2016 y octubre de 2018; así como Banamex.

La acusación interpuesta por el abogado Enrique Paredes Sotelo señala movimientos financieros realizados entre 2016 y 2018, cuando el ahora gobernador era presidente municipal de la capital del estado, Cuernavaca.

De acuerdo con el expediente, los tres presentarían perfiles económicos que no corresponden con su información fiscal y financiera, además de no poder justificar la fuente de dichos ingresos.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR) vincularon una red de lavado de dinero y cuentas millonarias en el entorno de Cuauhtémoc Blanco en 2020.

Al momento el gobernador no se ha pronunciado sobre la acusación por ninguna vía, ya sea por en sus redes sociales o a través del área de Comunicación del Gobierno de Morelos.

Información medios