La presa de Valle de Bravo incrementó su nivel de almacenamiento en un .35% el pasado 3 de septiembre, día en que la represa de un predio privado colapsó, causando que el río Molino se desbordara y afectara casas-habitación.

Y es que, de acuerdo con el Ayuntamiento de Valle de Bravo, la causa del desbordamiento del mencionado río se debió a la fisura de una represa ubicada al interior de un predio particular.

Derivado de la inspección realizada en la zona del Río del Molino, se determinó que la causa del desbordamiento del agua se debió a la fisura de una represa, por lo que personal de Desarrollo Urbano de este Ayuntamiento ha realizado la notificación correspondiente a los particulares del predio”, informó Mauricio Osorio Domínguez, alcalde de Valle de Bravo.

Esta agua contenida, que se vertió al caudal del río, llegó hasta la presa Miguel Alemán Valdés de Valle de Bravo, y junto con el agua pluvial registrada ese mismo día incrementaron su nivel en un .35% respecto a la capacidad almacenada un día anterior a este hecho, el 2 de septiembre.

De acuerdo con el reporte diario “Almacenamiento de presas del Sistema Cutzamala 2021”, el pasado 2 de septiembre había 177.554 millones de metros cúbicos (Mm3) de agua almacenada, representando el 45.02% del total de capacidad del embalse.

Al día siguiente, el 3 de septiembre, se registraron 10.6 litros de agua pluvial en un metro cuadrado, más el agua vertida de dicha represa, que hicieron que el nivel de la presa se incrementara a 45.37% de su capacidad total, representando 178.924 Mm3 de agua almacenada.

Es decir, el agua pluvial, más el agua contenida en la represa privada, significaron 1.370 Mm3 de agua vertida directamente a la presa, incrementando, sin lugar a duda, su nivel de almacenamiento.

Ante este hecho, habitantes vallesanos han emitido sus opiniones respecto a la cantidad de agua que se desvía de los ríos que nutren a la presa, para llenar las represas en predios privados.