El paño también conocido como “melasma”, es una condición de la piel más frecuente en las mujeres, ya que está relacionada a las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) y puede presentarse ya sea por la exposición al sol o en algunas otras situaciones después de un embarazo.

El paño está causado por un aumento en la producción de melanina, cuando este pigmento encargado de dar color a la piel se encuentra en cantidades elevadas, la consecuencia es la aparición de estas “manchas” en la dermis principalmente sobre el rostro. Por lo general aparece en las mejillas, el mentón, la frente y en la parte superior de los labios.

Entre los desencadenantes del paño podemos destacar:

  • El embarazo.
  • Tomar la píldora anticonceptiva.
  • Exponerse demasiado al sol.
  • El estrés o la ansiedad.
  • La herencia.
  • Ciertos tratamientos médicos o estéticos.
  • Mal funcionamiento de la glándula tiroidea.

En algunas ocasiones la piel “vuelve a la normalidad” después del parto, cuando se cambia de método anticonceptivo o se reducen las horas de exposición a los rayos UV.

A continuación, un listado de algunos tratamientos que podrán ayudarte a mejorar la apariencia de tu piel, sin embargo, debes recordar aplicarlos por la noche ya que los que tienen limón podrían resultar contraproducentes.

 

Se aplican de forma externa y reemplazan las cremas o las técnicas más invasivas.

 

  1. Mascarilla de plátano

Mascarilla de plátano

La banana o plátano tiene muchos nutrientes y es antimicrobiano. ¡Incluso en la cáscara!

Una buena manera de mejorar la salud de la cara es frotar la parte interior de la piel de esta fruta después de habernos lavado la cara.

Deja secar 15 minutos y enjuaga con abundante agua tibia.

Otra opción es preparar una mascarilla:

Es tan simple como aplastar un plátano con un tenedor y aplicar en el rostro.

Tras 20 minutos retirar con agua y aplicar una crema hidratación.

  1. Loción de limón y perejil

El ácido de este cítrico cumple un importante rol antifungico. Por eso nos puede ser de mucha ayuda si tenemos estas manchas en la piel.

 

Por su parte, el perejil es un gran antioxidante. No olvides realizar este tratamiento por las noches, ya que el limón al contacto con el sol puede empeorar la situación.

Ingredientes

El zumo de un limón.

Perejil.

Preparación

Exprime el limón y lava el perejil.

Quita los tallos del perejil y echa las hojas en el vaso de la licuadora.

Añade el zumo de limón y mezcla bien.

Aplica sobre las manchas de la cara, previamente lavada y seca.

Tras 15 minutos, enjuaga con agua tibia.

  1. Mascarilla de berenjena

Hay diferentes maneras de aprovechar las bondades de esta verdura para la salud de la piel. Por ejemplo, hacer una mascarilla.

Ingredientes

1 berenjena.

Agua (1 litro).

Preparación

Lava la berenjena y córtala en cuartos.

Echa en un cazo junto al agua y cocina hasta que esté blanda.

Retira del fuego y extrae la pulpa de la berenjena para formar una pasta.

Cuando esté fría o tibia aplícala sobre la cara.

Deja actuar 15 minutos y retira con el agua de la cocción.

  1. Tratamiento con agua oxigenada

Este elemento no puede faltar en los hogares. Y es que, además de ser adecuado en caso de heridas o accidentes, también sirve para reducir las manchas en la piel.

 

 

Por eso se puede usar si tenemos paño. Es muy fácil:

 

Empapa una bola de algodón en agua oxigenada y aplica en el rostro antes de acostarte.

No lo enjuagues.

Repite a diario.

  1. Mascarilla de uvas

Mascarilla de uvas

Esta pequeña fruta cuenta con muchos antioxidantes y nutrientes que mejoran la salud y el aspecto de la piel.

Ingredientes

10 uvas.

½ taza de agua (125 ml).

Preparación

Lava las uvas, córtalas por la mitad y retira las semillas.

Colócalas en el vaso de la licuadora y añade el agua.

Mezcla hasta obtener una pasta.

Lava el rostro con jabón neutro y aplica la mascarilla con movimientos circulares.

Deja actuar 25 minutos y retira con agua fresca.

  1. Mascarilla de leche, limón y miel

En este caso es más conveniente usar leche en polvo para conseguir una consistencia adecuada. La mezcla con miel, que es un gran cicatrizante, dejará nuestra piel limpia e hidratada.

Ingredientes

El jugo de ½ limón.

2 cucharadas de leche en polvo (20 g).

4 cucharadas de miel (100 g).

Preparación

Exprime el limón.

En un recipiente coloca la leche en polvo y añade el zumo.

Añade la miel de abejas y mezcla bien hasta formar una pasta.

Aplica en el rostro y deja que actúe unos 20 minutos.

Lava con abundante agua y coloca una crema hidratante.

Visita este artículo: 8 productos de belleza a base de miel que debes conocer

  1. Mascarilla de zanahoria y huevos

Es una excelente manera de aprovechar los nutrientes de los huevos y los antioxidantes de la zanahoria. Repite este tratamiento 3 veces a la semana.

Ingredientes

1 zanahoria.

2 huevos.

Preparación

Pela la zanahoria y córtala en cubos.

Añádela en el vaso de la licuadora junto a los huevos.

Mezcla bien para formar una pasta homogénea.

Aplica sobre el rostro limpio con movimientos circulares.

Deja pasar media hora y luego enjuaga con agua tibia.