La importancia de los alegatos

En todo procedimiento judicial existen momentos marcados en la normatividad, que le dan pauta a las partes para proponer y aportar elementos que abonen al mismo, en la ciencia jurídica esto se conoce como derecho procesal, técnicamente es el estudio de las normas procesales que vinculan a las partes: actor y demandado y al Juez con el Estado, e indican la conducta de éstos dentro del proceso para la actuación de la voluntad de la Ley. (1)

La palabra alegato, etimológicamente, procede del término latino allegātus que quiere decir orden o mandamiento, y se conoce dentro de los procesos judiciales como la forma de esgrimir argumentos a favor del defendido o en contra de alguna persona.

En los sistemas de administración e impartición de justicia, el alegato puede ser verbal o escrito dependiendo la materia o el tipo de juicio que se este llevando a cabo, éste tiene la finalidad de convencer primeramente al impartidor de justicia en que la razón le atañe a una de las partes relacionada con la litis en estudio, aportando las pruebas y argumentos necesarios durante el juicio.

De acuerdo con el jurista Rafael de Pina, en su Diccionario del Derecho, menciona que: un alegato es el razonamiento o serie de ellos con que los abogados de las partes (o las personas que puedan estar autorizadas al efecto) pretenden convencer al juez o tribunal de la justicia de la pretensión o pretensiones sobre las que están llamados a decidir.

Es importante destacar que el debido proceso debe conducirse apegado a la normatividad; y es responsabilidad del juez, analizar con el tiempo suficiente, detalladamente y de manera objetiva e imparcial, los alegatos presentados por las partes con la finalidad de enriquecer su criterio y opinión al momento de emitir su resolución

Los alegatos constituyen una carga procesal para las partes; sin embargo, es importante resaltar que el Juzgador, no tiene la obligación de pronunciarse sobre ellos en la sentencia que se dicte. La función de los alegatos consiste en otorgar a las partes la oportunidad para expresar sus argumentos sobre el valor de las pruebas practicadas, y demostrar que los hechos afirmados en sus escritos iniciales han quedado probados.

 

Para los abogados defensores es importante aportar los alegatos en un proceso, toda vez que asumen que con esta acción se les brinda otra oportunidad para manifestar ante la autoridad que sus argumentos sobre el valor de los medios de prueba presentados ayudan a persuadir y buscar demostrar que le asiste la razón.

Para las Institución académicas de nivel superior, que imparten la carrera de derecho, es importante que se fomente e incentive en la comunidad estudiantil la practica constante de los alegatos, instalando simuladores de juicios orales, con el objeto de que los futuros abogados adquieran la experiencia necesaria para defender adecuadamente los asuntos que se les presenten en su vida profesional, y dar en todo momento seguridad y confianza a sus representados.

 

  1. en D. Raúl Flores Bernal

Catedrático Universitario

Especialista en Derecho Electoral y DDHH.

 

  • Nómadas. Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas