Es banco de sangre ISSEMYM primer centro especializado en el estado de México en obtener certificación de calidad

El Banco de Sangre del Centro Médico Toluca, del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), recibió del Sistema Nacional de Gestión de Calidad, la certificación NMX-CC-9001-IMNC-2005/ISO-9001:2005.

Esto lo convierte en el primer centro especializado para la recolección y procesamiento de sangre del Estado de México en obtener esta aprobación.

De acuerdo con Claudia Gabriela Márquez Ochoa, titular de esta área, dicha certificación garantiza una atención adecuada, eficiente, oportuna y con total apego a lo establecido en la Norma Oficial Mexicana NOM-253 para la disposición de sangre humana y sus componentes con fines terapéuticos.

“Nuestros derechohabientes pueden tener plena confianza de que los procesos para la recolección, procesamiento de la sangre, serología y disposición de la misma, que llevamos a cabo en ISSEMyM se rigen por los más altos estándares de protección y calidad para cuando se requiera de una transfusión”.

Agregó que estas características fueron rigurosamente evaluadas por el Sistema Nacional de Gestión de Calidad y semestralmente serán auditadas por parte de la empresa certificadora para mantener este reconocimiento con vigencia de tres años.

Márquez Ochoa recapituló que este Banco de Sangre cuenta con autorización para recolectar, analizar, conservar, aplicar y proveer sangre y sus componentes, por lo que la dependencia de seguridad social asume la responsabilidad de realizar con excelencia las actividades de promoción en la donación, atención de donadores, familiares, pacientes y médicos.

“Con la exitosa integración del talento humano y profesional, valores y uso de tecnología de punta, se realiza una exhaustiva evaluación médica y determina si el donante está apto o no para donar, conforme a los criterios de la normatividad vigente aplicable. En caso de serlo, el médico acordará con el donador, el tipo de donación a realizar ya sea sangre total, plaquetaféresis o eritoaféresis”.

La experta aseguró que todo el material empleado es nuevo, estéril, se utiliza una sola vez y posteriormente se desecha.

“La sangre donada, antes de ser trasfundida es revisada a través de una serie de pruebas especializadas para determinar la presencia de Hepatitis C, Hepatitis B, Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), Sífilis, Brucella y Enfermedad de Chagas, entre otras, salvaguardando la salud de los derechohabientes”, finalizó.