La mayor cantidad de agua que llegue por gravedad a los tanques almacenadores será para Coahuila y Torreón, el municipio más beneficiado al recibir el 50 por ciento de lo que se va a potabilizar en el proyecto ‘Agua Saludable para La Laguna’.

Los tanques de entrega tendrán una capacidad de 20 mil metros cúbicos en el caso de Durango y 45 mil para Coahuila, informó Eduardo Aarón Fuentes Silva, el Director de Cuencas Centrales del Norte de la Comisión Nacional del Agua.

El funcionario explicó de forma detallada la operación de Agua Saludable para La Laguna, un proyecto que anunció el Presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 17 de mayo durante una visita que hizo a la región. En esa reunión con los Gobernadores de Coahuila y Durango, López Obrador informó que “no solamente habrá agua suficiente, sino saludable para 2023”, con una inversión superior a los 10 mil millones de pesos.

Agua Saludable para La Laguna es un plan ideado a partir de la severa escasez que por décadas ha azotado a la región, de los alarmantes niveles de metales pesados en el líquido que bebemos y de los recursos económicos que requiere la rehabilitación de la red hidráulica de Torreón, Gómez Palacio y Lerdo.

El procedimiento consiste en traer agua del Río Nazas que inicialmente llegará a través de una “Presa Derivadora” (que no es otra cosa sino un obstáculo o un bordo en el río): “Simplemente daremos carga a la planta de bombeo, no vamos a restringir el flujo sobre el Río Nazas, eso sí lo quiero dejar muy en claro, no vamos a obstruirlo”, sentenció el funcionario federal. Actualmente existen seis “derivadoras” en el cauce de El Nazas, este sigue fluyendo, por lo que el agua será infiltrada por la misma presa tipo “indio”, es decir, la de San Jacinto sería una séptima.

El proceso comienza en la derivadora, inmediatamente en la parte izquierda de la planta instalarán un sistema de bombeo, lo único que la Comisión Nacional del Agua colocará serán seis equipos para “subir” 60 metros el líquido con tubería de acero hacia la potabilizadora.

De las asignaciones más complejas de Agua Saludable para La Laguna es vencer un desnivel de 50 metros cuesta arriba a través de tubería de acero subterránea que colocarán por derechos de vía, es decir, los ubicarán por toda la margen del canal San Jacinto que actualmente es utilizado como único sistema de riego (en pobres condiciones de mantenimiento), primero por la derecha, luego por el borde izquierdo (para evitar problemas a la población) hasta alcanzar la planta potabilizadora.

Una vez que el agua esté en la potabilizadora inicia el tratamiento, que consiste en agregar cloruro férrico, un compuesto que permite encapsular el arsénico, que genera pequeños flóculos que sedimentan y con esto poder retirar las partículas de arsénico.

Después de eso, la planta va a desarrollar un tratamiento convencional de potabilización como opera actualmente cualquier sistema con ese fin por ejemplo, los filtros a pie de pozo: “Es un procedimiento muy sencillo, potabilizamos el agua con las normas que nos indica la Secretaría de Salud para la entrega de agua potable”.

Ya que el agua posea los estándares de calidad para el consumo humano será vertida en la  tubería de acero, solamente que en el trayecto funcionará con gravedad, “qué quiere decir por gravedad, potabilizas el agua, la sueltas y llega a los tanques (el Durango y el Coahuila), en esos puntos entregaríamos el agua a las sistemas operadores”, señaló el Director de las Cuencas Centrales del Norte de la Conagua.

Para entonces, los órganos de distribución locales del agua “aparecen en escena” para su distribución hacia las redes troncales con las que cuentan las diferentes comunidades para abastecer a las tomas domiciliarias.

Por la naturaleza del proyecto, los tanques deben ubicarse en partes altas, esto con el fin de que la gravedad haga efecto y el agua llegue a la población, primero con ahorros en energía eléctrica con la que actualmente funcionan las empresas descentralizadas  para encender las bombas en cada uno de los pozos y segundo, con la suficiente presión en las tomas de la población.

El ejercicio económico está presupuestado en 11 mil millones de pesos: La presa, la planta de bombeo, las líneas de presión de acero, la potabilizadora, las líneas de gravedad y los tanques son ocho mil millones, mil millones para la rehabilitación y reestructuración de las líneas troncales de las ciudades y por último (y los más importantes en el tema de la socialización del plan) dos mil millones para la tecnificación en el sistema de riego de la Comarca Lagunera.

Con recursos procedentes de la federación, la Comisión Nacional del Agua pretende recomponer un asunto, por antonomasia complejo que ninguna de las administraciones locales ha podido enfrentar por los elevados costos,  se trata de sustituir e instalar nuevas líneas de conducción, la idea es recuperar las pérdidas en fugas – vale la pena saber que cuando los gerentes de los sistemas hablan del 50 o 60 por ciento de pérdidas en fugas, no se refieren a pérdidas directamente de la propia red, sino a la falta de medición en algunas colonias alejadas del plan rector de urbanismo y a las carteras vencidas – Es importante dejar en claro que existen fugas (en todos los sistemas operadores de agua las hay) y hemos dado cuenta de ellas, ya que en algunos municipios está colocada tubería de asbesto –  cemento, que al menor movimiento producido por el paso de los camiones o la propia humedad se rompe o se fractura.

Por esta razón sustituirán las redes de distribución con infraestructura a base de polietileno de alta densidad o de algún material altamente flexible que ofrecen una vida útil mayor a los 50 años.

La optimización en el uso del agua es la clave para el proyecto Agua Saludable para La Laguna, ya que pretenden infundir en los productores del campo la cultura del cuidado y optimización del recurso hidráulico en los riegos, “el tema agrícola y el consumo humano pueden convivir sin ningún problema”, aseguró Fuentes Silva.

Actualmente los canales de distribución están en muy mal estado (unos fracturados o mal nivelados, otros no revestidos) debido al inminente paso del tiempo y las condiciones climatológicas que generan múltiples pérdidas de agua, por esta razón la Comisión Nacional del Agua pidió apoyo a los productores laguneros expertos en la optimización agrícola, para que compartieran sus experiencias de éxito en la siembra de forrajes, tal es el caso del riego por goteo subterráneo, un modelo costoso, pero en su aplicación práctico y con resultados casi inmediatos en las cosechas y en la reducción de volúmenes de líquido.

Es muy extensa el área para tecnificar los predios con riego por goteo, pero si el proyecto logra mejorar los canales de conducción, no solamente beneficiará una parcela, sino que un módulo de riego completo estaría favorecido y por ende, todo el distrito.

Eduardo Fuentes reconoció que son los productores quienes conocen a fondo sus predios y parcelas, ellos integran los módulos y saben cuáles son los problemas a los que diariamente se enfrentan y la manera en la que pueden solucionarse, también dio a conocer que el programa contempla la firma de convenios en los que se compromete (la Conagua) a desarrollar obras a cambio de un porcentaje de transferencia de volumen.

“Qué ventaja tienen los módulos, de los 17 que existen, 15 ya están convencidos de la tecnificación, uno está en proceso de aceptación y el otro, hasta el momento ha dicho que no, el módulo 3, el de San Jacinto, a pesar de ello las obras se desarrollarán “arriba” de esas parcelas.