• Investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) señalaron que entre los retos de las y los nuevos representantes populares es dar mayor difusión de acciones, propuestas y actividades de las mujeres en cargos públicos.
Lograr la plena difusión de las acciones, propuestas y actividades de mujeres que desempeñan cargos públicos, representa uno de los retos que enfrenta el país, destacó la académica de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Alejandra Paola Carrillo Hinojosa.
En entrevista, la universitaria de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales expresó que “todavía hay una tarea pendiente y es cambiar la visión de la ciudadanía respecto a la participación de las mujeres, así como superar el aspecto legal como único requisito de cumplimiento; es por ello, que la difusión y propaganda de sus trayectorias es una de las posibilidades para lograrlo y no únicamente la apertura de espacios de decisión”.
La académica auriverde destacó que aunque se ha buscado alcanzar la paridad de género al competir en los espacios públicos institucionales aún no se logra en su totalidad, lo cual puede explicarse porque es muy reciente la construcción de una educación basada en visualizar a las mujeres en esos puestos; sin embargo, tienen plenas capacidades para lograrlo.
Por su parte, el investigador del mismo espacio académico de la Autónoma mexiquense, Ramiro Medrano González, manifestó que para el posicionamiento de una agenda política orientada a mitigar la inequidad y fortalecer la dignidad humana en México, se requerirá del trabajo conjunto de los hombres y mujeres que estarán al frente de los congresos locales y federal del país.
La participación ciudadana que se obtuvo durante la jornada electoral, dijo, demuestra el interés cívico y responsabilidad que tienen las y los votantes para elegir a sus representantes en busca de mejores oportunidades a través de la toma de decisiones que reduzcan la desigualdad social, económica, política y se legisle a favor de la dignidad humana.
Indicó que aun cuando la democracia del país avanza en tener una representación equitativa, igualitaria y con paridad, ahora le corresponde a los futuros gobernantes en estados, congresos y ayuntamientos dar respuesta a sus electores en los rubros más apremiantes y demandados por la ciudadanía.