Es complicado imaginarse a una ballena con 4 patas, pero existieron hace casi 43 millones de años. Hablamos de un arcaico anfibio, que no solo podía nadar, también salir y caminar en tierra. Científicamente hablando se considera como un antepasado de las ballenas modernas.

En el desierto Occidental de Egipto, un grupo de investigadores encontró el fósil del anfibio “Phiomicetus anubis”, fue llamado así porque la forma de su cráneo es parecido al de Anubis, dios egipcio de los muertos con cabeza en forma de chacal.

Según las investigaciones, el animal surgió de mamíferos similares a los ciervos que estuvieron viviendo en la Tierra durante 10 millones de años. Estos animales pudieron pesar cerca de 600 kilos con una longitud de aproximadamente tres metros de longitud.

¿Por qué su hallazgo es importante?

Expertos mencionan que el descubrimiento es algo muy importante para la biología, pues nos da información de cómo las ballenas evolucionaron, se adaptaron y llegaron al océano.

Es una nueva especie

“El Phiomicetus anubis es una nueva especie de ballena que constituye un descubrimiento crítico para la paleontología egipcia y africana”, mencionó Abdullah Gohar, el autor principal del estudio. Esta especia sería la primera en ser un animal semiacuático en la zona de África.