Por la mañana, el presidente de la Republica Andrés Manuel López Obrador iba a encabezar la reunión de su gabinete de seguridad con autoridades locales en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, sin embargo, desde las 6:00 de la mañana, alrededor de 400 integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) le impiden el paso al cuartel de la Séptima Región Militar.

Durante el bloqueo, el presidente reprochó a los profesores el trato que le están brindando al señalar que como nunca antes su gobierno ha escuchado a los maestros y atendido sus demandas.

“Nos impidieron la entrada bajo la condición de atenderlos de inmediato y resolverles sus demandas; eso no lo puedo permitir porque no puede el presidente ser rehén de nadie, hemos atendidos a maestros de México y los seguiremos atendiendo”, expresó el mandatario.

Vamos a estar aquí el tiempo que sea necesario. Esto es parte del proceso de transformación que se está llevando a cabo están enfrente de un cuartel militar, no utilizar la fuerza, no someternos a chantajes de estos grupos y resistir”, sostuvo.

López Obrador indicó que las dirigencias magisteriales de la Coordinadora Nacional están sometidos a intereses creados tanto en Chiapas como en Michoacán, por lo que no puede someter su investidura a un chantaje de este tipo que nada tiene que ver con las bases.

“No voy a entrar por la fuerza, no son muchos, podría yo entrar a llevar acabo la conferencia y decidí no hacerlo, es una protesta de mi parte para que estos grupos no se excedan y abusen, respeten, porque esto que hacen es completamente ilegal , indebido”, añadió.

Minutos después y luego de casi dos horas y media parado por el bloqueo del magisterio, el presidente López Obrador logró entrar al cuartel.