Los casos por Covid19 en Japón continúan a la alza y los  Juegos Paralímpicos de Tokio están a punto de comenzar.

El fuego olímpico ya se encendió, sin embargo, el virus ha dejado su rastro con por lo menos 212.493.772 casos confirmados de covid, de los cuales lamentablemente 4.442.772 han resultado en defunciones y 188.384.843 han logrado reponerse de la enfermedad,; estas cifras y otros temas como la variante del Covid Delta, han definido que la realización de los ya concluidos Juegos Olímpicos, debieron llevarse a cabo con la ausencia de público tanto nacional como internacional.

Este evento deportivo abrió las brechas que pudieran existir de las medidas sanitarias establecidas para llevar a cabo unos Juegos Olímpicos seguros, por lo que ahora, las autoridades identificado los puntos para poder fortalecer las medidas necesarias que podrían resultar en un riesgo para la población que proviene de otros países y Japón.

Sin embargo, a pesar de ya se están poniendo en práctica estas medidas, cabe destacar que existe la presencia de por lo menos 131 casos positivos de covid que se encuentran tanto en participantes organizadores como en atletas.

La realización de los Juegos Paralímpicos conllevan un uso alto de capital de distintas fuentes, de los gobiernos para llevar a sus atletas encargados de representar a su nación, dinero, tiempo y dedicación de los mismos atletas, las inversiones en publicidad, entre otros, por lo que tirar a la basura todo este dinero es una situación poco factible.

Cancelar los Juegos Paralímpicos por Covid-19 ya no es una opción viable, al igual que tampoco lo es arriesgar vidas. Hablando en amplios rasgos, económicamente no es prudente realizar los Juegos Paralímpicos, no obstante, si tenemos en cuenta que los atletas ya se encuentran vacunados, con las medidas de sanidad recomendadas, cuidado y compromiso por parte de quienes integran dichos eventos, no hay problema en que estos se realicen. La enfermedad de covid-19 va a estar todavía un buen rato con nosotros, por lo que debemos aprender a vivir con ella en nuestras vidas.