Grace tocó tierra el sábado por segunda vez en suelo mexicano, ahora en el estado de Veracruz y con fuerza de huracán categoría 3, después de provocar destrozos en la península de Yucatán.

Grace estaba empapando pequeñas poblaciones turísticos y de pescadores al tocar tierra por segunda vez en el país en apenas dos días.

El meteoro perdió algo de potencia el jueves al cruzar la península de Yucatán, la principal franja turística de México, pero rápidamente se recuperó ayudado por la temperatura cálida del Golfo de México a medida que se acercaba a tierra firme.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, con sede en Miami, informó que Grace tenía el sábado vientos máximos sostenidos de 205 kilómetros por hora (125 millas por hora). Precisó que su vórtice tocó tierra a 55 kilómetros al sur-sureste de Tuxpan, en el estado de Veracruz. Avanzaba al oeste a 17 km/h (10 mph).