Francisco Domínguez Servién, gobernador de Querétaro, dio su último informe de gobierno, en el cual refirió a la entrega de un estado con finanzas sanas, pues hoy la entidad es una de las únicas dos en el país con “deuda cero”, lo que permitió no escatimar en recursos para la lucha contra la pandemia por covid-19.

Asimismo, resaltó que el estado se ubica en el tercer lugar nacional en cuanto a percepción de seguridad entre sus habitantes, lo que ha permitido una mayor atracción de inversiones.

Detalló que heredó la administración con una deuda por mil 144 millones de pesos, la cual fue liquidada al 100% en julio de este año y se comprometió a entregarla al 30 de septiembre con cero deudas a proveedores.

Durante su última rendición de cuentas ante la sociedad queretana, el mandatario guardó un minuto de silencio por las víctimas del virus Sars-COV-2 y reconoció la labor de los héroes y heroínas que continúan peleando en la primera línea de batalla contra esta enfermedad.

Resaltó que, gracias a la disciplina financiera estatal, se logró equipar hospitales y habilitar espacios, los cuales se dotaron de recursos humanos, medicamentos e insumos, además de crear la primera reconversión en el país con la Unidad Médica y de Aislamiento (UMA), en el Centro de Congresos, donde se atendió a 700 pacientes de Covid-19.

Adquirimos equipo de protección, suficiente y adecuado para el personal de salud. Les brindamos apoyos en hospedaje, alimentación y transporte, así como un bono especial a quienes ocuparon la primera línea de atención”, informó.