Bill Gates, cofundador de Microsoft, anunció este jueves que invertirá 1.500 millones de dólares para proyectos conjuntos con el Gobierno federal con el fin de ayudar a combatir el cambio climático, como parte de las iniciativas propuestas en el proyecto de ley de infraestructuras del Senado estadounidense.

Este proyecto tiene aproximadamente un billón de dólares, aprobado por el Senado esta semana, la mayor inversión en décadas en infraestructura, otorgaría al Departamento de Energía 25.000 millones de dólares para proyectos financiados a través de asociaciones público-privadas.

La empresa de Gates, Breakthrough Energy Catalyst, podría utilizar la inversión para financiar proyectos destinados a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero durante un periodo de tres años, dijo el empresario, en declaraciones al Wall Street Journal.

“Para todas estas tecnologías climáticas es fundamental reducir los costes y poder ampliarlas a un nivel bastante gigantesco”, recalcó Gates. “Nunca se conseguirá ese aumento de escala a menos que el Gobierno venga con las políticas adecuadas, y la política adecuada es exactamente lo que hay en ese proyecto de ley de infraestructuras”, agregó.

Bill hizo énfasis en que de no aprobarse el proyecto de ley estaría “súper decepcionado” y advirtió que los grandes proyectos de demostración podrían ganar fuerza en Europa y Asia, lo que significa que Estados Unidos podría perder un “liderazgo temprano” en la industria.